Content feed Comments Feed

Radio Martí

jueves, 29 de enero de 2009

Por: Martha Beatriz Roque Cabello

Durante muchos años, la disidencia interna ha agradecido la generosidad del pueblo americano y la disposición de los que han gobernado en ese país, por la Ayuda para la Democratización de Cuba. En particular, Radio Martí ha sido un bastión que -por más de dos décadas- ha permitido que el pueblo cubano tenga acceso a una información alternativa, que lo vacune contra el exceso de ideologización totalitaria que se desprende de los medios oficiales e incluso ha ayudado a cambiar la percepción que muchos tenían de la realidad nacional e internacional.
Aunque desde hace años el régimen cubano ha logrado interferir con éxito las emisiones radiales, haciendo casi imposible su recepción en la mayor parte del territorio nacional, principalmente en las zonas de mayor densidad poblacional y en particular en Ciudad de La Habana; la programación que tenga esta emisora, es determinante para que a pesar de los molestos ruidos, la audiencia cotidiana trate de escucharla.
Esto es lo primero que está planteando la oposición dentro del país. Y no es que sea una organización u otra, este es un criterio general.
En el pasado reciente, cuando se caminaba por las calles, no sólo de la capital, sino también en pequeños pueblos del interior del país, se podía escuchar la pegajosa música que identifica la emisora, en un lugar más que otro, pues el número de personas que desechaban la radio nacional para oír Radio Martí, era significativa.
Claro está, la molesta interferencia también es óbice para que los que fueran seguidores, de esta estación de radio hayan dejado de sintonizarla. Pero a los llamados “defensores de los derechos humanos” se les acercan personas del pueblo, sugiriéndoles cambios en la programación.
No hay dudas que los responsables en las transmisiones hacia Cuba, deberían valorar la factibilidad de abrir otras frecuencias, con el fin de incrementar la audiencia.
Pero un punto y aparte merecen las noticias. Son cada vez más frecuentes las quejas de disidentes que señalan su inconformidad con el uso que el Departamento de Noticias hace de los despachos informativos. Sucesos represivos que son reportados desde Cuba, no cuentan con la debida atención, ni seguimiento. Ejemplos sobran, son muchos los periodistas independientes y activistas que manifiestan haber sido víctimas de ese proceder. No obstante, hay que señalar que existen excepciones.
Este es un punto neurálgico en estos momentos entre los miembros de la oposición, que han dado quejas y más quejas, sin recibir la correspondiente respuesta, que no sería otra que el mejoramiento de las situaciones que se repiten constantemente.
No es un problema de decir tal disidente tiene razón en lo que plantea y el otro no, o tomar medidas administrativas con un locutor, por haberse comprobado su mala actuación. El asunto va más allá de una expulsión o una crítica. Lo importante es el reconocimiento de la falta de calidad de las trasmisiones y de la necesidad de revisar la programación; así como algo muy importante, respetar a los que dentro de la Isla son cautivos del totalitarismo y día a día tienen sobre sí colgando el péndulo de la prisión, las golpizas y el hostigamiento de todo tipo.
Los periodistas y el personal administrativo que trabajan en esta estación de radio, deben poner su corazón en lo que hacen. Es muy importante que reciban un salario, no se puede trabajar sin remuneración, pero el pago no puede estar vinculado solamente a la labor como profesionales, sino también al contenido político que tiene Radio Martí hacia dentro de Cuba, pues de otra forma no se cumplen los objetivos para lo cual fue creada esta emisora.
Plantear que en estos momentos no se ajusta a las necesidades e intereses del pueblo de Cuba y que existe una gran preocupación por parte de la oposición, por lo cual sería importante consultar a los miembros de la sociedad civil, cuál debiera ser el contenido de los programas, no quiere decir que se esté pidiendo que se cierre esta emisora que es la voz de la oposición para el pueblo, una de sus pocas ventanas de salida.
Las situaciones que llevaron a un grupo de opositores a abstenerse de enviar reportes noticiosos hasta que estas condiciones sean corregidas, son muchas, toda una sumatoria de problemas diseminados por las catorce provincias del país. No es imponer criterios, es mejorar el trabajo en el camino hacia la democracia en Cuba. Los que luchan dentro de la Isla por los cambios, ya son “ninguneados” por el gobierno y sus acólitos, no hace falta que reciban ninguna otra muestra de indiferencia.
Comentarios ha habido muchos, incluso se le ha dado al problema un viso personal. Es cierto que se explicó que estaba en caminos una investigación, pero la voluntad de escuchar los criterios, de buscar un medio conciliador, no se ha encontrado. Ésa es la que hace falta, para que así todos ganen y sobre todo que la medalla de oro sea para el pueblo de Cuba, con el premio de poder volver a escuchar la Radio Martí, que tanto necesita.

Ciudad de La Habana, 29 de enero de 2009.

Seguidores

Sigue a Martha Beatriz en Twitter @marthabroque

Desde Cuba en defensa de la Libertad

Desde Cuba en defensa de la Libertad

Martha Beatriz Roque

Martha Beatriz está en Facebook- Hazte partidario

Quién es Martha Beatriz Roque

La economista cubana Martha Beatriz Roque Cabello es fundadora del Instituto de Economistas Independientes de Cuba y líder de la Asamblea para Promover la Sociedad Civil.
Martha Beatríz Roque fue arrestada por segunda vez durante la más reciente ola represiva desatada por el régimen castrista en marzo del 2003 y fue la única mujer condenada a 20 años de prisión y confinada a la Prisión de Mujeres “Manto Negro” en La Habana, en una celda aislada de máxima seguridad. Después de meses sin recibir asistencia médica para sus problemas de salud incluyendo mareos, parálisis en el lado izquierdo del cuerpo, dolores en el pecho, desorientación, vómitos, diarrea, y sangramientos por la nariz y gracias a la presión internacional, fue finalmente transferida al Hospital Militar Carlos J. Finlay en La Habana en agosto del 2003, donde le diagnosticaron diabetes, y otros problemas. Finalmente fue liberada mediante un alta médica el 22 de julio de 2004 . Actualmente vive en su domicilio con "Licencia extrapenal por motivos de salud", pero sobre ella continúa vigente la condena de 20 años de prisión.Este Blog ha sido creado para publicar toda la información, artículos, denuncias y reflexiones que a riesgo de su propia vida siguen saliendo desde su mesa de trabajo en La Habana- Cuba.

Buscar este blog

Atribuciones

Archivo del blog

Ultimas Noticias de la RCCC

Reportaje a Martha Beatriz