Content feed Comments Feed

MARTHA BEATRIZ ROQUE: “NADA CAMBIARÁ”

martes, 20 de marzo de 2018

Primavera Digital

Marta Beatriz Roque: “Nada cambiará”


19 marzo, 2018 6:30 pm por Juan  Gonzalez Febles 

Lawton, La Habana, Juan González, (PD) Martha Beatriz Roque Cabello cuenta con un impresionante aval e historial de lucha contra el régimen militar totalitario castrista. Fue la única mujer integrada al en su momento promocionado Grupo de los 75. Antes y después de aquel evento, nada en ella ha cambiado sigue firme en sus convicciones y sin lugar a dudas es la dama de hierro de la lucha anticastrista dentro de Cuba.


Dado su relieve e importancia en el contexto de lucha pacífica por la libertad y por la conquista de los derechos y libertades arrebatados al pueblo cubano por el régimen militar totalitario castrista en esta entrevista, Marta Beatriz Roque Cabello expone a Cuba y al mundo sus valiosos criterios y opiniones sobre el presente y el futuro, que vislumbra para la tierra y el pueblo que se consagra en servir.


Juan González Febles: Este mes de marzo de 2018, se cumplen ya quince años de aquella Primavera Negra en 2003, ¿Qué podría usted aportar sobre este evento conmemorativo?


Marta B. Roque Cabello: Han transcurrido quince años después de aquel 2003, en una situación muy difícil para la oposición interna existente en esos momentos y también, una muy difícil situación para la dictadura. Ellos pensaron –la dictadura- que habían acabado con la oposición y además de eso, que no iban a tener sanción alguna por parte del mundo. Que les iban a aplaudir lo que hicieron, cosa que no fue así. Incluso personalidades que apoyaban al régimen en la arena internacional, estuvieron en contra de esta situación.

Situación que podríamos describir como anti jurídica e ilegal. Recuerdo que cuando llegué al tribunal constituido por la Seguridad del Estado, en el Tribunal Municipal Popular de 10 de Octubre, la abogada que tenía asignada por gestiones de mi familia, la Dra. Amelia Rodríguez, me abrazó y me dijo, “¡No sé ni de que te acusan!”. Lloraba, porque debía hacer una defensa ante un tribunal y no sabía a ciencia cierta de que se trataba la acusación. No le entregaron documento alguno, a pesar de que, en el aquel momento ministro de Relaciones Exteriores, Felipe Pérez Roque, salió ante las cámaras de la televisión oficial e hizo la afirmación de que tuvimos todas las garantías jurídicas. Algo que fue totalmente falso. Se hizo un juicio sumarísimo, los instructores no tuvieron necesidad de interrogarnos, porque todo estaba hecho y las sentencias impuestas estaban afirmadas de a dedo por ‘La Piedra’, -el difunto y entonces dictador, Fidel Castro- en aquel momento al frente de la dictadura. El día del juicio, yo ni siquiera me molesté en levantarme a defenderme ni a declarar, porque era totalmente innecesario desde mi punto de vista. Allí todo estaba hecho. El Presidente del Tribunal era una figura decorativa, lo pusieron para hacer un paripé de que tenían un tribunal y teníamos un juicio. Pero allí todo, estaba hecho.


JGF: A quince años de aquella primavera: ¿Cómo ve usted las condiciones políticas, económicas y sociales en este entorno, en que lamentablemente vivimos?


MBRC: En primer lugar diré que terminó la Primavera Negra, estamos aquí, ya a quince años y en Cuba solo quedamos, del Grupo de los 75, nueve personas, el resto, abandonó el país. Esto es algo, que no critico. Cada uno toma el destino que encuentra conveniente y hace sus decisiones. El Grupo de los 75, se dispersó de tal forma que no sabemos mucho de ellos. Siete han muerto. En Cuba murieron Miguel Valdés Tamayo y Arnaldo Ramos Lauzurique y el resto ha muerto en el exterior. Puedo decir que hay algunos miembros de la Primavera Negra, que se mantienen trabajando por la libertad de Cuba, aunque realicen ese trabajo desde el exterior. Aquí en Cuba incluso, no todos los que estamos, estamos trabajando. Pero muy pocos, entre los 75 que están fuera de Cuba, se ocupan siquiera de mantener contacto, ni mantener en las redes sociales, la vigencia de la Primavera Negra y además los problemas del país. Como sabes bien, estamos a punto de un cambio de dictador o sea que van a dar un relevo a una próxima generación, después de los decrépitos que en estos momentos retienen el poder.


JGF: Hay un punto que llama poderosamente la atención. Se ha filtrado tanto desde Raúl Castro como de los gerontosaurios de mayor nivel, que estos se retirarán a descansar y a disfrutar de lo honradamente robado a lo largo de todos estos años. Me han hablado de que presumiblemente se marcharán a descansar. Solo que para que funcione, es necesario un relevo que desde Cuba, impida un cambio de gobierno hacia la democracia, que les congele sus activos y que posibilite que sean devueltos a Cuba para ser juzgados por los múltiples delitos y felonías incurridas. ¿Cómo ves ese futuro, lo que vendrá de ahora en lo adelante?


MBRC: Por la actual Constitución de la República, Raúl Castro se queda al frente del país. Es el primer secretario del Partido Comunista hasta el año 2021. Por consiguiente, tanto el estado como el gobierno están subordinados al Partido y en ese sentido no habrá ningún cambio. Como lo pusieron entre los 605 diputados, aunque no quede al frente del Consejo de Estado y del Consejo de Ministros, si formará parte de la Mesa Presidencial, porque nadie debe pensar que se sentará en la parte de los diputados. Como primer secretario del Partido, va a formar parte de la Mesa Presidencial. Cambiarán algunos cargos, pero las caras no van a cambiar, habrán nuevas de jóvenes que engrosarán el relevo y nada más. Dentro de esto, existe la posibilidad incluso de que Mariela Castro ocupe alguno de estos cargos, forma parte de los 605 diputados.


Lo que va a suceder, nadie lo sabe. Ellos acostumbran a guardar muy, muy bien sus cosas y a mantener un secretismo y un hermetismo total. Hermetismo que se sostiene en la super altura de la dirección del país. La persona que tome el poder en el país en estos momentos, toma un país en el que se tienen que reconocer de forma pública los problemas. Hace unos días, se ha reconocido una salida en masa de los chóferes del transporte público por ómnibus, que abandonaron sus puestos de trabajo. Todo debido a que les exigen demasiado dinero en las recaudaciones que deben entregar al estado, exige tanto que la gente optó por un éxodo masivo, desde diferentes rutas. Por ejemplo, dicen que quinientos ómnibus han dejado de transitar en la Ciudad de La Habana. La solución que encontraron para esto es, la exportación de chóferes provenientes de otras provincias. Les alojarán en un espacio colectivo, hasta que quienes lo logren, se casen con algunas habaneras. Quiero decir que las situaciones cotidianas son tan difíciles, que no les quedará más remedio que reconocer lo que viene sucediendo. Por consiguiente, pienso que la economía en medio de esta crisis en que no hay de nada y conseguir algo se ha convertido en un evento extraordinario, la gente se aburre del pollo, de la hamburguesa, del picadillo de soya y hasta de los frijoles negros con los que se resuelve casi todo, ya que requieren poca sazón y pocos elementos para su confección. Han pasado a prohibitivos hasta los bistecs de cerdo, una libra cuesta 50 cup y se trata solo de aproximadamente cuatro bistecs. Esto en una familia da aproximadamente solo para una comida. Hay muchos pocos en nuestra sociedad que en determinado momento llegarán a colmar la paciencia del cubano. Máxime que aunque quieran recordar mucho a ‘La Piedra’, las generaciones nuevas no la recordarán. Además, pienso también que toda esta historia revolucionaria se va, con la dirección del gobierno que se retira a partir del 19 de abril.


JGF: Últimamente, veo que la gente protesta en una forma inusitadamente impensada hace pocos años atrás. ¿Podrías abundar en este sentido?


MBRC: Efectivamente, la gente protesta con más amplitud. Antes, la gente no protestaba, ahora la gente protesta alto y claro. Hay problemas graves en las farmacias, con la distribución de papa, que es un alimento importante y está severamente restringido. Hay problemas con el huevo, después del paso del ciclón, parecen haberle cosido el oviducto a las gallinas y no hay huevos en ninguna parte. Todas estas cosas, crean una situación bien difícil. La gente ve que no se soluciona nada. Recuerdo que Fidel Castro habló de los politiqueros de antes y decía que cada cuatro años, cuando llegaban las elecciones, los politiqueros arreglaban las calles, las aceras y digo yo, menos mal que lo hacían cada cuatro años, porque aquí y ahora, no se hace nunca. Yo prefiero a un politiquero que arregle las cosas cada cuatro años, que una revolución socialista que no lo arregla nunca.


JGF: ¿Estaremos ante un nuevo periodo especial?


MBRC: Estamos en periodo especial que no se ha dicho. Lo que ocurre es exactamente un periodo especial, como ellos lo llaman. No quieren reconocer el término económico exacto. Se trata de que estamos en una recesión. No hay en estos momentos producción suficiente, no hay distribución de lo poco que hay, porque no hay medios para distribuir. La gente no quiere trabajar y dentro de este contexto no puede mantenerse la mentira de la justicia social, que todo el mundo conoce.


JGF: ¡Muchas gracias!


j.gonzalez.febles@gmail.com; 

Autor Juan Gonzalez Febles

LA “PRIMAVERA NEGRA” QUEDÓ EN LA HISTORIA

domingo, 18 de marzo de 2018

Han pasado quince años desde aquel oscuro episodio


Domingo, marzo 18, 2018 | Martha Beatriz Roque Cabello 



Cartel en honor del ‘Grupo de los 75’, en las afueras de la entonces Oficina de Intereses de Estados Unidos, actual embajada de ese país en Cuba (Archivo)


LA HABANA.- Estamos acercándonos al equinoccio de primavera en el hemisferio norte, el 21 de marzo. Nos esperan días de 12 horas y las temperaturas aumentarán de forma lenta, pero también aguardan los recuerdos de lo que fuera conocido en Cuba como la “Primavera Negra”.


Un total de 75 disidentes fueron detenidos durante los días 18, 19 y 20 de marzo del año 2003 y sentenciados —en pequeños grupos— a los pocos días, al inicio del mes de abril, con sanciones entre 6 y 28 años de privación de libertad, lo que la dictadura pagó con un alto costo político.


Un balance de los hechos después de quince años refleja que ya fallecieron siete, de los cuales se tiene conocimiento: Miguel Valdés Tamayo, Arnaldo Ramos Lauzurique, Oscar Espinosa Chepe, Jorge Luis González Tanquero, Arturo Pérez de Alejo, Antonio Augusto Villarreal Acosta y Omar Pernet Hernández. Nueve nos mantenemos viviendo en Cuba: Eduardo Díaz Fleitas, Ángel Juan Moya Acosta, Oscar Elías Biscet González, Librado Ricardo Linares García, José Daniel Ferrer García, Iván Hernández Carrillo, Héctor Fernando Maseda Gutiérrez, Félix Navarro Rodríguez y yo. El resto está fuera del país, la mayoría en los Estados Unidos de América, aunque hay que decir en honor a la verdad que se han perdido los contactos con algunos de ellos, de los que ni siquiera se sabe su paradero.


De los que salieron al exterior en el año 2010, durante las negociaciones entre la Iglesia católica y el Gobierno español con la dictadura, hay quienes que se mantienen trabajando en diferentes proyectos vinculados al alcance de la democracia, aunque son los menos. Otros siguen activos a través de las redes sociales; pero sin faltar a la verdad —con mucha pena— hay que decir que un pequeño grupo ha decidido viajar a Cuba de visita, a pesar de todo el apoyo internacional que tuvieron para poder salir del país; incluso lo han hecho sus esposas y familiares que fueron Damas de Blanco.


Como es natural, esto le permite al régimen decir que no estaban tan acosados aquí como se quería hacer ver en aquel entonces, porque pueden entrar y salir del país sin ningún problema. Lo que ha atentado contra la solidez que siempre tuvo el Grupo de los 75, nombre con el que se nos dio a conocer de forma internacional.


Sin embargo, contrario a esta actitud de brazos abiertos para los que quieren regresar, los que residimos en la isla nos hemos visto privados de viajar al exterior. Solo se nos ha autorizado la salida una vez, con las excepciones de mi persona —han permitido que me desplace al exterior tres veces— y al Dr. Biscet —dos veces—. Según se plantea acogidos a la ley, por interés de la Seguridad del Estado, están bajo regulación migratoria, e incluso a algunos no les autorizan ni a renovar el pasaporte.


Todos seguimos sin ningún documento oficial que diga que estamos liberados de forma definitiva. Nos mantenemos en el limbo jurídico inicial, cuando nos sacaron de prisión, con la llamada “licencia extrapenal”. Hay que destacar que la gran mayoría de los que permanecemos en la Isla estamos activos en la lucha por la democracia y continuamos siendo una piedra en el zapato de la dictadura, al igual que los que se encuentran trabajando en el exterior.


Y es que cuando el fallecido dictador, hoy convertido en una piedra, decidió llevarnos a prisión, pensó que había acabado con la oposición interna, que en aquel momento se le hacía de manera constante más fuerte. Su gran decepción fue ver surgir las Damas de Blanco, a las que han atacado de todas las formas posible, incluso eliminando a su líder, la fallecida Laura Pollán. Pero ellas están ahí. Si bien no todos concilian con lo que hacen en estos momentos, demuestran seguir teniendo el mismo coraje; aunque algunos preferirían que lo usaran de otra forma, hay que respetar sus decisiones.


No obstante, transcurrido todo este tiempo y con un Ministro del Interior que aseguran es implacable, en algunas provincias del país se mantienen grupos opositores bajo fuertes presiones, las que aumentaron durante el abrazo fraternal entre Obama y Raúl Castro para no volverse a relajar; por el contrario, han hecho crecer el número de presos por motivos políticos, bajo cualquier excusa común.


Esta no es una historia rosa, pero es una realidad de la cual hay que sacar muchas experiencias, porque después de 15 años de los sucesos que estremecieron la comunidad internacional que hicieron —incluso— que hasta los amigos de los dictadores se les pusieran en contra; del Grupo de los 75 queda muy poco y los resultados de todo este largo período son mínimos, en particular con respecto a la incorporación del pueblo a la lucha por la libertad.


La historia recordará la “Primavera Negra”, como lo que fue, un acto de prepotencia que violó hasta las propias leyes dictatoriales que más nunca han querido utilizar para amordazar a otros disidentes; recogerá el sufrimiento de los presos y sus familiares, el gran revés que tuvo el régimen; pero también la forma en que cambió lo que fuera una oposición que pudo haberse consolidado con mucha fuerza y que en estos momentos casi ni se hace sentir.

Martha Beatriz Roque Cabello

 

Como cada año, en Cuba se celebró el 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer que en 1975 la ONU instituyó y dos años más tarde, la Asamblea General lo proclamó como el Día Internacional por los Derechos de la Mujer y la Paz Internacional. Esta adhesión de las Naciones Unidas, llevó a varios países a oficializar el día dentro de sus calendarios.

Igual que cada efeméride, se llevó a cabo el acto central, en este caso en la provincia de Sancti Spíritus, con bastante poco nivel. La prensa oficial plantea que a propósito de este día se leyó una carta de José Ramón Machado Ventura, segundo secretario del Partido Comunista de Cuba (PCC), con un mensaje de reconocimiento y felicitación a todas las mujeres de la isla; pero acto seguido se refiere que fue durante un intercambio con combatientes del Ministerio del Interior, lo que oscurece la noticia porque no se llega a definir si se produjo durante el acto en la plaza Mayor General Serafín Sánchez Valdivia. La misiva no fue leída en el Noticiero de Televisión, ni publicada en ninguno de los medios de más circulación en el país; aunque habría también que resaltar que ni siquiera Raúl Castro se molestó en hacer la carta a la institución que lideró la mujer de la que se supone es viudo.

Sin embargo, Teresa María Amarelle Boué, miembro del Buró Político del PCC y secretaria general de la FMC (Federación de Mujeres Cubanas), que es la figura principal de esta organización, aunque no ocupa el cargo de presidenta, pues este título pertenecerá de forma eterna a la desaparecida Vilma Espín; dio a conocer la convocatoria al X Congreso de la FMC, sin determinar una fecha. Esta dirigente es también diputada por el municipio de Puerto Padre, en la provincia de Las Tunas, donde quizás nadie la conozca.

Como siempre, durante las notas de prensa, recordaron la figura de “La Piedra” y lo titularon el creador de la FMC, ¡un defensor de las mujeres!; pero por muchos años fue tan machista que ocultó la suya propia, la señora Dalia Soto del Valle, que se suponía fuera la primera dama de la república se mantuvo en la oscuridad –por décadas- junto con sus cinco hijos. Incluso, algunas personas “fidelistas” no aceptaban que se les dijera que él era casado y que tenía estos descendientes, lo consideraban una ofensa al “Comandante”, como una forma de desprestigiarlo.

Pero la prensa oficialista fue más allá de lo común ese día, publicó en el periódico Granma (Órgano Oficial del PCC) un artículo titulado “Ellas son protagonistas”, para ofrecer una selección –que siempre será incompleta- de algunas de esas féminas que hoy hacen la diferencia en distintas regiones del mundo.

Se presentaron a observación 10 mujeres, cada una de ellas con una pequeña definición de lo que hacen en la vida. Todas extranjeras y si quiere no se asombre, pero dentro del grupo está la señora Federica Mogherini de la cual el régimen considera referente para el resto de la humanidad. De ella dijo:

…“Mogherini ha mostrado especial interés en acercarse a América Latina y el Caribe, por lo que ha visitado Cuba en tres ocasiones. En su última visita a la nación caribeña criticó el bloqueo de Estados Unidos contra la isla y aseguró que éste solo empeora la calidad de vida de las personas”.

De las restantes 9 mujeres que acompañaron a la Mogherini en este reportaje lleno de elogios, tienen también su historia de ser poco agradables al pueblo cubano: Delcy Rodríguez, presidenta de la Asamblea Nacional Constituyente de Venezuela, conocida como “Delcy la fea”; Rosario Murillo, de Nicaragua, esposa de Daniel Ortega y vicepresidenta de la nación centroamericana; y Kim Yo Jong, de la República Democrática de Corea y hermana del máximo líder Kim Jong-un.

La Unión Europea debe sentirse satisfecha de que su Alta Representante para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, haya conseguido un espacio en las páginas de este “importante” periódico cubano y que se encuentre tan “bien” acompañada; este gesto de la dictadura se corresponde con la firma del Acuerdo bilateral entre Cuba y la UE.

Se le podría recomendar al Consejo Europeo y al Presidente de la Comisión, que en la próxima designación para un alto cargo como este, tomen en consideración, que durante sus discursos, la persona que lo ocupe, sea consecuente con la línea política que sigue la Unión; porque todavía retumban en los oídos de algunos cubanos las palabras de la señora Mogherini, cuando dijo durante su visita a nuestro país: “El vínculo entre Cuba y Europa continúa cambiando, pero las aspiraciones y retos de ambos lados son similares. Ambas partes comparten principios como: la justicia, la libertad y la solidaridad”.  

No hay dudas que rescribió el concepto de democracia, que tiene como cuna a la propia Europa.

 

 

La Habana, 13 de marzo de 2018

         


SIN PENAS, NI GLORIAS

jueves, 8 de marzo de 2018

Martha Beatriz Roque Cabello

Hay quienes piensan que se acerca el ocaso del dictador sustituto Raúl Castro, pero ni siquiera hacen mención a la posibilidad que se extienda al decadente sistema. Un análisis de la situación social, económica y política de lo que sucede en Cuba en estos momentos, deja muy cerca de comprender que el régimen está a punto del colapso total y al parecer el actual general-presidente no quiere estar en el poder cuando esto suceda.

En la recién terminada XV Cumbre Ordinaria del ALBA-TCP, que se llevó a cabo en Venezuela, el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, se despidió de esta organización durante su discurso, cuando expresó: “Hablo en nombre de nuestra Revolución y de nuestro pueblo, como lo hará mañana desde esta posición cualquier otro patriota cubano que siempre sabrá como lo creyó Fidel, que “no tienen porvenir nuestros pueblos sin la unidad, sin la integración”.

Es muy cierta esta afirmación, son palabras dichas en el momento justo, porque sin ser mantenida desde el exterior -como ha sido costumbre del régimen- nuestra isla no puede seguir adelante, la crisis financiera por la que atraviesa el mal llamado “gobierno revolucionario”, permite afirmar que el destino es incierto. Haciendo alusión al argot popular: “le deben a las once mil vírgenes y a todos los santos”.

Se pudo constatar la decadencia del ALBA, pues solo cuatro países de América Latina son en estos momentos la proyección de los llamados “líderes históricos” y las actuales generaciones no ven en ellos la expresión de la esperanza del desarrollo. Ejemplo de lo cual es Evo Morales, que, aunque quiere desoír la voluntad popular, volviéndose a postular para Presidente, no cuenta con el apoyo de los bolivianos. En general las fuerzas de izquierda que habían irrumpido en el escenario latinoamericano, llegaron a parecer más cercanas de dominarlo que lo que ha sucedido en realidad.

Por su parte el régimen dictatorial clama porque no se desmonten los progresos en la integración de la América Latina y el Caribe, con el siempre eterno lenguaje antimperialista sobre la desestabilización de la región, haciendo alusión a la Proclama de Zona de Paz, firmada en la II Cumbre de la CELAC en la Habana. El apoyo a Venezuela se extiende desde: el rechazo a la exclusión de Nicolás Madura de la VIII Cumbre de las Américas a celebrarse en Perú; el calificar de desprestigiada a la OEA; la condena a la renovación de la orden ejecutiva del presidente Donald Trump que la declara una amenaza inusual y extraordinaria a la seguridad nacional y la política exterior de los Estados Unidos; hasta decir que la solución de los problemas de ese país está en manos de los venezolanos.

Habría que cuestionar si los naturales de esa suramericana nación van a resolver los problemas durante las “elecciones” que han sido convocadas para el próximo 20 de mayo y que cuentan con 5 candidatos, entre ellos Nicolás Maduro; porque es de conocimiento general que estas mal llamadas elecciones, volverán a poner al “guagüero” en el poder, independiente de la decisión del pueblo; tal y como sucedió en los anteriores sufragios en los que –fue evidente- había obtenido la victoria el candidato de la oposición Henrique Capriles Radonski.

Al menos, aunque con la trampa presente, habrá varios postulantes, porque no sucede lo mismo en Cuba. Aquí hay que aceptar que los 605 candidatos a diputados a la Asamblea Nacional del Poder Popular, ya están electos, aunque el próximo domingo 11 de marzo, los cubanos tengan que ir a hacer el paripé de que votan por todos, y sin ningún remilgo, de este grupo será elegido el próximo Presidente y Vice Presidentes de los Consejos de Estado y de Ministros.

Es por eso que si usted indaga por las calles del país, sobre lo que sucederá el próximo domingo; algunos le dirán: “van a cambiar para el horario de verano”; porque 4 de cada 10 personas no saben que habrá “elecciones”, mejor decir “votaciones”, es algo que para los cubanos pasará sin penas ni glorias; no se han creado expectativas de quién será el próximo Presidente, aunque los que siguen la política aseguran que Miguel Díaz Canel. En realidad, no importa, nada va a cambiar.

De los ya 605 diputados, sin celebrarse las “elecciones”, saldrá el futuro gobernante; pero -ni siquiera- se puede pensar que en la mesa presidencial que se pone en el escenario en donde se realiza la Asamblea, vaya a haber mucha innovación en las caras, porque Raúl Castro seguirá siendo el primer secretario del Partido Comunista de Cuba y, por ende, según la Constitución de la República, estará por encima del Gobierno y del Estado; lo que implica que tendrá un asiento fijo en esta tribuna.

La conclusión está bien clara, cualquier “patriota” que ocupe la silla a partir del 19 de abril, tendrá que enfrentar la grave crisis que hay en la isla y la decadente integración en la región.

 

La Habana, 8 de marzo de 2018

      

PARA UNA ACCIÓN, VARIAS OPINIONES

viernes, 2 de marzo de 2018

Martha Beatriz Roque Cabello

 

Una frase popular reza: “El camino del infierno está lleno de buenas intenciones”; habría que añadir: en definitiva, el que lo sigue llega al lugar no deseado. Los años que transmiten mucha experiencia –aunque hay quienes no la ponen en práctica- le permiten a cualquiera alejarse de las malas influencias; a veces estén llenas de justos propósitos.

Esto quizás fue lo que sucedió con el Embajador de España, Excelentísimo señor Juan José Buitrago de Benito, durante una visita oficial que efectuara –de manera reciente- a la provincia de Santiago de Cuba; y que, sin lugar a dudas, venía acompañada de su presencia en el cementerio de Santa Efigenia.

Este cumplido ha traído diversas opiniones, pero en su casi totalidad, criticando al diplomático. Y es que hay que recordar los vínculos de España con Cuba, lo que hace que los que nacimos en esta isla, seamos muy susceptibles con los españoles, en particular porque por una gran cantidad de cubanos corre por las venas la sangre de la “Madre Patria”.

En similar visita de cualquier otro embajador, no solo de países de la Unión Europea, pero incluso de América o África, nadie le prestaría mucha atención. Ni tan siquiera resultó tan ignominioso para nuestro pueblo la presencia del Rey de España, Juan Carlos, durante las exequias del dictador, en el año 2016; algo que pasó de forma muy discreta.

Sin embargo, allí en “La Piedra”, estaba la prensa oficial en la persona de un periodista del diario oriental Sierra Maestra, que ni lento, ni perezoso, retrató a su Excelencia, posando delante del monumento del petrificado “Comandante” y no faltó la inmediatez para publicarlo.

Muchas personas se han sentido ofendidas y me cuento entre ellas, pienso que era innecesario un gesto como este, a pesar de los vínculos oficiales entre España y Cuba, quizás habría que haber reflexionado sobre visitar esta provincia, sabiendo que tendría que tropezar con esta “piedra”. Al igual que otras personas manifesté mi desacuerdo en las redes sociales; algo a lo que tenemos derecho todos, algunos “ofendieron” al diplomático, lo que considero falto de educación y hasta vulgar, porque se puede disentir, sin tener que utilizar palabras soeces ni socavar la dignidad de las personas.

Pero ese es un lado del problema, habría también que analizar el otro, poniéndose en la piel del señor Embajador. Sin dudas él debe sentir en estos momentos todo el desprecio que ha ocasionado su acción, no solo en la isla, sino en aquellos que están en el exilio, producto de la dictadura e incluso en algunos españoles que siguen muy de cerca la situación cubana y que tienen hasta cargos en el Parlamento de su país.

El distinguido señor Juan José, sin embargo, debe estar considerando que su proceder fue correcto, producto de las relaciones bilaterales que lo llevan a determinados protocolos que debe cumplir. En fin, debe sentirse inocente por esta ofensa, aunque cualquiera se atrevería a asegurar que como una persona proveniente de un país democrático, no debe tener ningún tipo de admiración por el difunto dictador, ni mucho menos ser “fidelista” ni “comunista”; solo pensó que hacía su trabajo.

Entonces tenemos dos puntos de vistas diferentes, los que han llevado a un gran revuelo en los medios y de manera desafortunada han traído ofensas, tanto a una persona que representa al gobierno español como al pueblo de Cuba.

No creo que el Embajador esté en condiciones de pedir disculpas, en primer lugar, porque seguro considera que no ha hecho algo de lo que deba excusarse, pero más difícil aún porque esto traería problemas en las relaciones entre ambos países. A lo que habría que añadir que estos momentos, son en particular extremos, ya que se ha constituido un grupo de trabajo para la creación de una institución que conserve y difunda la memoria de “La Piedra”.

En lo que va de año, la Unión Europea, de la que todos conocemos forma parte España, ha tenido algunos “tropiezos” que han devenido en circunstancias desagradables para el pueblo de Cuba. Aunque hay que respetar el camino del diálogo que han elegido con el régimen, sería bueno recomendarles que tengan en consideración, como siempre plantean que el objetivo fundamental es la sociedad cubana, que las decisiones que tomen, sus declaraciones, sus comparecencias públicas, no sean agraviantes para los naturales de nuestro país, ya estén aquí o en el exterior.

Si bien es cierto que tenemos sobre nuestros hombros la responsabilidad de haber soportado la dictadura durante 60 años, así como que la libertad que debemos alcanzar está solo en manos de los cubanos, es necesario recordar que democracia es democracia y que este régimen, con las manos tan manchadas de sangre, aunque de hecho está reconocido por todos aquellos países que tienen relaciones diplomáticas con él, no merece ser apoyado por los que de verdad tienen gobiernos que trabajan para el bienestar de sus pueblos.

El Excelentísimo Señor Embajador, como persona inteligente y adecuada a su cargo, debe haber sacado sus propias conclusiones sobre este hecho, que ojalá –sin borrarse de la historia- quede atrás. En el caso de los opositores es preciso ligar a la política, la cordura del lenguaje, las ofensas innecesarias, no nos dan más la razón sobre algún problema, por el contrario, nos convierten en personas vulgares comparables con la oficialidad que ha tratado siempre de menoscabarnos. Es importante que las dos partes reflexionemos sobre este incidente.

Producto de la libertad de expresión, habrá quien apoye lo que aquí expreso y también quien piense que le tiro una toalla al Embajador, lo que no creo que esta personalidad necesite. Sin embargo, en realidad hay un solo propósito –y quisiera que quedara explícito- llamar a la reflexión de ambas partes

 

La Habana, 1ro de marzo de 2018

      

MENOS “AUTOCRÍTICAS”, MÁS SOLUCIONES

viernes, 23 de febrero de 2018

Los que gobiernan Cuba pueden llegar a “sincerarse” para hablar de los problemas, pero no resolverlos


Viernes, febrero 2, 2018 | Martha Beatriz Roque Cabello 

Asamblea Nacional del Poder Popular (parlamentocubano.cu)


LA HABANA, Cuba.- Desde el comienzo de este año, el régimen ha publicado algunas críticas —suaves— en su prensa oficial, pero al ser tan pálidas pierden la objetividad y como siempre exoneran de culpa a los responsables de toda la desgracia que tiene este país. Entre ellas resaltan: en la producción, los fósforos, en los servicios, los necrológicos y en la economía, la inversión extranjera.


Cada día que pasa se suma algo más a las escaseces ya existentes. La del papel sanitario es algo ya bien conocido, de la cual dijeron se solucionaría en noviembre del año pasado, pero como Julio Iglesias cantó, “la vida sigue igual”, y cuando se consigue alguno es de importación, lo que encarece su adquisición. Hace unos días comenzó el problema con la sal, a pesar que Cuba es una isla, rodeada de mar por todas partes, la gente anda loca buscando este producto. La falta de medicinas, almohadillas sanitarias (conocidas como “íntimas”), viandas, vegetales, la pérdida de la carne de puerco después de las fiestas de fin de año, y demás productos desaparecidos, hacen el complemento.


Entre todas estas carencias están los fósforos, que tienen dos aristas en el dilema: racionados y de mala calidad. Cuando los venden en las “bodegas”, la distribución es de una caja por persona del núcleo familiar, pero no tienen un tiempo fijo para su abastecimiento. Hay cuatro fábricas de cerillos en el país, ubicadas en Pinar del Río, Camagüey, Santiago de Cuba y Guantánamo (la de Bauta que los producía de madera, está paralizada hace cuatro años). Según explicó la directora general de la Empresa Nacional del Fósforo, el problema principal consiste en que el equipamiento con el que se cuenta tiene más de 60 años; lo que implica que después de la “revolución”, no han hecho ninguna inversión en esta industria.


Rallar un fósforo es un peligro, porque durante el proceso, las cabezas saltan para donde quiera y la lija en ocasiones se enciende. Aunque de forma oficial se ha dicho que solo se aprovecha el 10% de la caja de 70 unidades, es una cifra bastante soñadora.


Según plantean, en estos momentos están estudiando cómo elaborar las piezas de repuesto para las maquinarias, pero —distribuyéndose las culpas— no faltó decir que el Ministerio de Comercio Interior, almacena las cajitas en lugares húmedos y las conserva durante períodos más largos que su vencimiento, para lo cual la solución óptima es “tratar” de insertar en las cajetillas la fecha en que expiran para que la población haga uso de sus facultades y “exija” un producto dentro de los estándares. ¡Cómo si el cubano pudiera reclamar algo al Estado!


Aunque de forma general los servicios en el país pueden calificarse de ineficientes, lo que sucede con los familiares de las personas que fallecen es una total falta de respeto, por el nivel de indolencia que tienen los servicios necrológicos, que van desde el momento que la persona muere hasta que la entierran. Es tanta la desidia que el periódico “Granma”, dedicó dos páginas para tratar de justificar lo “inaceptable”.


Se podría empezar por el traslado del cadáver para la funeraria y el tiempo de espera, ya sea en el hospital o en otro lugar que se haya producido el deceso. Los cadáveres no se tratan con el respeto debido, siempre por problemas materiales; no hay sábanas para envolverlos y se les pone encima cualquier cosa, aunque esté sucia. Los sarcófagos están tan mal elaboradas que existe la posibilidad que el occiso se salga de la misma. Muy recientemente estuve en presencia de una que tenía una horrible marca de números, los familiares trataron de quitárselo hasta con acetona, pero fue imposible.


No siempre se le puede ofrecer al fallecido una corona o un arreglo floral, porque los servicios de florería no lo garantizan, hay momentos en que racionan las ofrendas por difunto. Tiene que tener suerte para que le toque la funeraria más cercana; hace apenas unos días, falleció la mamá de un vecino y lo enviaron a la funeraria de Managua, muy lejos del reparto donde vivimos, por lo que él decidió velarla en la casa, ya que el transporte está malo y los allegados no podrían asistir con facilidad a las honras fúnebres; pero para tener derecho a los taxis (viejos autos Lada) que van detrás del cortejo al cementerio, tenía —de todas formas— que pasar el cadáver por la funeraria.


Durante el tiempo del velatorio, también la familia tiene lo suyo: hay problemas hasta para conseguir café (aguado) para poder brindar a los que allí pasan la noche, inadecuadas condiciones de iluminación, baños sucios y malolientes, falta de un mobiliario adecuado, en algunos casos hasta poca ventilación. En fin, un sinnúmero de cosas que afectan a los que en ese preciso momento tienen un gran dolor.


El propio Órgano Oficial del Partido Comunista de Cuba señala que, en el en año 2015, la Comisión de Salud y Deportes discutió toda esta problemática. Ya termina el mandato de los diputados que hace dos años debatieron el tema, y nada se ha solucionado; por el contrario, aumentan las deficiencias con el crecimiento de la corrupción.


Por último, se anuncia con bombos y platillos la cartera de inversiones, hasta ahora sin mucho éxito por inconvenientes como la dualidad monetaria, los diferentes tipos de tasas de cambio y la falta de liquidez. El régimen añade a estos obstáculos la lentitud para las negociaciones, exigua preparación de las entidades receptoras para concertar contratos, así como que la capacitación de los empresarios y la mentalidad de los ejecutores no se corresponde con las mentes abiertas que se necesitan.


En esta crítica, que incluso fue hecha por el propio Raúl Castro, se puede constatar cómo quieren enmarcar las inversiones en diferentes esferas, a conveniencia de la dictadura, algo con lo cual los que tienen que poner el capital no están de acuerdo.


El común denominador es que no se encuentra una solución para cada una de estas problemáticas, que, aunque se dejen saber de manera pública, en el momento en que la mayoría de la sociedad protesta, siempre está la justificación detrás. Quieren hacer ver que tienen todo el conocimiento de lo que se pudiera hacer, pero eso no basta, porque no se materializan respuestas concretas.



LOS DOLOROSOS COSTOS DE LA UNIFICACIÓN MONETARIA

miércoles, 31 de enero de 2018

La situación financiera del país es crítica

Martes, enero 30, 2018 | Martha Beatriz Roque Cabello 



La dualidad monetaria sigue sin resolverse (foto tomada de Internet)


LA HABANA, Cuba.- Cada vez se le hace más difícil al régimen disciplinar a la sociedad, porque a medida que pasa el tiempo el desgarramiento del tejido social crece, y hace que aumente el descontento por las políticas establecidas. Ejemplos hay muchos, pero uno es el que más resalta: el sistema cambiario, producto de la doble moneda. Es tan agobiante para todos que la dictadura se ha visto en la necesidad de reconocerlo y eso dice mucho del impacto que tiene en la sociedad y hasta en el propio control del régimen.




Desde que Raúl Castro tomó el poder en el año 2006, comenzó a hablar de la necesidad de unificar las monedas; pero ya el proceso de actualización del modelo económico y social tiene casi diez años, sin haber podido obtener resultado alguno. Aunque para la propaganda política “La Piedra”, léase Fidel Castro, es el autor intelectual de todos los “logros” del país, nunca se ha mencionado que también lo fue de la creación de un valor monetario paralelo al dólar, lo que implica que esta “desgracia” económica es su responsabilidad.




Han sido muchas las expectativas que se han creado con diferentes anuncios, en algunos casos incluso usando economistas del régimen que supuestamente se manifiestan abiertos sobre los problemas que tiene el país. Esto ha dado lugar a que algunas personas, nacionales y extranjeras, hayan pensado en momentos determinados que era cuestión de días la solución del dilema. Sin embargo, el propio “zar de la economía”, Marino Murillo, jefe de la Comisión de Desarrollo e Implementación, reconoció en la pasada Asamblea Nacional del Poder Popular que la complejidad de las “transformaciones” económicas que se previeron en el VI Congreso del Partido Comunista de Cuba, ha sido mayor que la esperada.




En el país existen múltiples tasas de cambio. El propio régimen tiene una para comprar CUC (peso convertible) y una para venderlo; pero también los particulares hacen de lo suyo: algunos choferes de almendrones aceptan el CUC a 23 pesos moneda nacional (CUP). De esa misma forma sucede en los agromercados y otros lugares no oficiales en los que hay acceso a la doble moneda. Por otra parte, la moneda fraccionaria tiene también su propia regulación callejera, producto de que en un tiempo las CADECAS (Casas de Cambio) no la recibían. Una moneda de 50 centavos de CUC, tiene un valor de 10 CUP, 25 centavos son cinco pesos moneda nacional; 10 y 5 centavos son dos y un peso, de forma respectiva.




Las empresas estatales contabilizan el CUC uno por uno, lo que implica que los controles contables están enviciados por las dos monedas. Incluso en ocasiones se ha hablado de una alternativa monetaria a la que denominan CL y que al parecer se usa en algunas operaciones con países “distinguidos” por la “Revolución”.




Como bien se conoce, los registros contables en el país están divididos en confiables y no confiables, a lo que habría que añadir que algunas empresas tienen que hacer conversiones para contabilizar y mezclan en sus asientos los dos tipos de moneda. Todo eso hace bien difícil medir los riesgos de cualquier inversión, por lo que se podrán proponer muchas carteras de inversiones, pero mientras no se solucione este problema y por ende, todas las distorsiones que conlleva, va a ser muy difícil atraer capitales.




Pero si de cambio se trata, el gravamen del 10% que le ponen al dólar (otra invención del fallecido Comandante en Jefe) es algo que le hace mucho daño a la economía del país. Si usted da a cambiar 100 dólares, le aplicarán una tasa de cambio del 97,25%, después de haberle deducido el gravamen, lo que implica que un dólar está devaluado a 0.87525 centavos de CUC.




Claro, también hay una tasa de cambio en la bolsa negra, que fluctúa desde los 92 centavos de CUC por dólar hasta los 95 y que se practica, con total impunidad, por compradores delante de las propias CADECAS. Eso sí, casi nunca cambian menos de 100 dólares. Como se conoce lo represivo que es el régimen, esta ilegalidad, practicada sin ningún impedimento, permite pensar: “la opción de autonomía comercial está manipulada por el propio Estado”.




Una consecuencia que ha estado afectando a la gerontocracia es la posibilidad que tienen los particulares de ofrecer mejores salarios, lo que hace que algunos técnicos e incluso dirigentes, se muevan a esta nueva alternativa de la economía, pues ven con desconfianza las posibilidades de su continuidad; pero en la mayoría de los casos los pagos que realizan los privados son tres y cuatro veces superiores al Estado. Como es natural, esto presiona a la alta nomenclatura a solucionar la dualidad monetaria, porque sienten el impacto en algunos sectores que son para ellos “priorizados”.




Hasta el propio General-Presidente ha reconocido que la unificación monetaria y cambiaria ha demorado demasiado; eso es igual a decir que Marino Murillo está bañándose en “aguas bien calientes”. Al propio Raúl Castro le hubiera gustado dejar el poder en los Consejos de Estado y de Ministros con este problema solucionado. Pero no por ello los que tienen a su cargo el embrollo que representa dar este paso han sido tan prudentes y han diferido el cambio una y otra vez; saben muy bien que las consecuencias políticas que esto traerá no serán fáciles de asimilar y mucho menos en estos momentos en que la situación financiera del país es crítica. No obstante, están obligados a hacerlo.




Teniendo en cuenta los dolorosos costos que producirá la unificación monetaria en la población e inclusive en las propias empresas estatales, se está ante la difícil disyuntiva de cómo van a sortearlos y, por otro lado, no hacerlo también tiene un alto precio para la dictadura y la sociedad, precio que se viene pagando desde la crisis inflacionaria de los años 90.



NI SECO, NI MOJADOS

martes, 16 de enero de 2018

Hace poco más de un año hubo una sacudida en la política migratoria entre Cuba y EEUU

Martes, enero 16, 2018 | Martha Beatriz Roque Cabello 




LA HABANA, Cuba.- Después de haber transcurrido un año de la decisión del expresidente de los Estados Unidos de América, Barack Obama, de poner fin a la Directiva Presidencial conocida por todos como “pies secos, pies mojados”, la mayoría de los que quieren emigrar de Cuba han olvidado hasta el rencor que tuvieron contra el que fuera en aquel momento el inquilino de la Casa Blanca.


Las personas que quieren salir de la isla, que sin discusión —incluso para la dictadura— son muchas, están preocupadas en buscar otras formas de emigrar, con alternativas para diferentes países, en particular de América del Sur (aunque cualquiera da lo mismo). Es por eso que, descartada la posibilidad que ofrecía esta opción se han dedicado a encontrar alternativas y ni siquiera se lamentan de que no exista la viabilidad que hubo hasta el año 2016.


Las estadísticas sobre la inmigración ilegal en los Estados Unidos de América ofrecen cifras oficiales que van desde 41 523 personas de nacionalidad cubana que cruzaron la frontera con México en el 2016 hasta solo 15 135 que lo hicieron en 2017, lo que implica que ha habido una disminución del 64%, pero sigue siendo el país preferido para los cubanos.


De igual forma, aunque las detenciones en el mar se han reducido en el pasado año en un 71%, aún algunos cubanos, en particular los jóvenes, realizan la travesía y tratan por todos los medios de burlar los guardacostas americanos; incluso con el conocimiento que tienen de mantenerse escondidos durante un año y un día para poder aspirar a que se les aplique la Ley de Ajuste Cubano, o como alternativa solicitar un juicio de asilo político en detención, que se pierden en la mayoría de los casos e implican la posibilidad de deportación, aunque cabría señalar que Cuba se ha negado a recibir más de 37 mil ciudadanos que tienen orden de deportación en Estados Unidos de América.


Y es que, transcurriendo el año 60 de la gerontocracia en el poder, sin ningún cambio en la situación política, económica y social en el país, las personas insisten en buscar un futuro fuera de la isla, para lo cual es muy difícil explorar las vías legales; máxime en estos momentos en que, producto de los ataques de algún tipo, a diplomáticos estadounidenses en Cuba que les han causado severas afectaciones de salud, el Gobierno de ese país ha decidido cerrar —casi de forma total— sus actividades consulares.


Esto ha contribuido a crear una olla de presión dentro de la isla, situación que resulta incómoda para la dictadura y que sabe no resolverá hasta tanto no se llegue a una solución en el diferendo diplomático sobre las personas afectadas.


Como acostumbramos a decir, la pelota está del otro lado de la cancha; pero el régimen nos ha adaptado a ver como repite una y otra vez los mismos métodos y palabras, es por eso que el periódico Granma (Órgano Oficial del Partido Comunista de Cuba) en su edición del viernes 12 de enero, cuando se cumplía el año del último acuerdo migratorio, emitió un suplemento especial que tituló: “El camino para una migración ordenada y segura”.


Plantea el rotativo que la política migratoria se ha usado como un arma contra la Revolución y que ha causado la muerte de personas inocentes, así como que ha dañado a los pueblos estadounidense y cubano. Sin embargo, analiza como algo “normal” que no fue hasta el 14 de enero de 2013 que los cubanos tuvieron la oportunidad de viajar al exterior, sin necesidad de tener una “tarjeta blanca” de autorización, comparable con la carta de libertad de los esclavos. Y cómo también los emigrantes legales debían entregar todo lo que les pertenecía al Estado, hubo un momento que debían hasta abandonar sus viviendas con quince días de anticipación a su salida. Ejemplos hay muchos, y recuerdos desagradables también.


El colmo es que piden se cumplan las 20 mil visas que, según acuerdo bilateral, deben entregarse a los cubanos de forma anual y, como si fuera poco, consideran un obstáculo para la normalización de las relaciones migratorias la permanencia de la Ley de Ajuste


En los últimos días hemos tenido que soportar que la dictadura ponga en las manos del Gobierno de Estados Unidos de América, la responsabilidad de que los cubanos no puedan llevar a cabo la reunificación familiar; pero ni siquiera hace mención a quién los desunió, a cómo se rompió la familia y cuánto se robó; sin dudas hasta el postrero centavo de los que salían del país, desde el mismo inicio del régimen.


No hablan de los más de 50 años de sufrimiento de los nacionales que no podían reencontrarse. Los muertos que no pudieron ser llorados de cerca, los niños que no se conocieron, la cantidad de personas que han querido regresar para visitar a los suyos y no se lo han permitido y tampoco de los que pueden viajar y se les aplica una regulación migratoria.


Para todos es bien conocido que el régimen se defiende echando la culpa al “imperialismo”, con su lenguaje virtual y la manera descarada conque envuelve la mentira para que todos piensen que no pueden ver a sus familiares porque el presidente Trump no se los permite. Es por eso que siempre es necesario hacer un poco de historia.


Es posible que en breve estaremos en presencia de incidentes de cualquier tipo, provocados para inclinar la balanza del lado de la gerontocracia. Por eso es necesario que tanto los cubanos de dentro de la isla, como los del exilio, no le permitamos a la dictadura manipularnos a su antojo y dar una visión distorsionada de esta problemática —al igual que siempre— ante la opinión pública nacional e internacional. En nuestras manos está parar esta propaganda.




CARTA ABIERTA A LA UNIÓN EUROPEA

sábado, 6 de enero de 2018

Distinguidos Estados miembros:

Durante la visita efectuada a Cuba, los días 3 y 4 de enero de 2018, por parte de la Alta Representante para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Excelentísima Señora Federica Mogherini; realizó declaraciones de carácter público que fueron recogidas con beneplácito por los medios de prensa oficiales cubanos, de las cuales se han seleccionado para divulgar, algunas expresiones que puedo asegurarles han molestado mucho al pueblo cubano.

Entre ellas, está lo que constituye una verdadera ofensa para los ciudadanos de nuestro país, en particular para los que han tenido que salir al exilio; los presos y ex presos políticos; los sometidos a hostigamiento por pensar diferente; los que van a prisión sin cometer algún delito, en algunos casos, solo por peligrosidad pre delictiva; los que no tienen un techo donde vivir, ni la esperanza de llegar a poseerlo y hasta los que han muerto en el mar tratando de emigrar. La señora Mogherini dijo: “El vínculo entre Cuba y Europa continúa cambiando, pero las aspiraciones y retos de ambos lados son similares. Ambas partes comparten principios como: la justicia, la libertad y la solidaridad”.

Respetamos la posición de la Unión Europea con relación al embargo, manifestada una y otra vez en la Organización de Naciones Unidas; pero además de la Alta Representante hacer constar que “Rechaza la política de bloqueo de Estados Unidos contra Cuba”, hubiera sido importante para nuestra sociedad que dejara claro también que: “Rechaza la política de bloqueo del régimen dictatorial cubano contra el pueblo sometido y condenado a vivir en la pobreza”.

Explicó: “Independientemente de los cambios de política en Washington el mensaje que traigo aquí es que la relación de la UE (con Cuba) es sólida, estable y confiable”. Al régimen le pareció poco el recado, y aprovechó la oportunidad para añadir una zancadilla: …“con la entrada en vigor del Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación (con carácter provisional) se dejaron atrás las políticas injerencistas que se inmiscuían en el ordenamiento interno del país”.

Se entiende que la Unión Europea pueda comerciar, tener acuerdos, apoyar cualquier programa en Cuba e incluso inyectar dinero, en estos difíciles momentos financieros de la dictadura; pero lo que no se puede comprender es que se reconozca de forma pública que en nuestro país existen los principios de la democracia, cuando se sabe –a la perfección- que estamos bajo un régimen totalitario, de partido único, para el cual el “socialismo” es la insuperable posibilidad de la sociedad.

Reclamo a los Estados miembros que se rectifiquen todas estas declaraciones y se respete al pueblo de Cuba que ni siquiera tiene voz para protestar.

Atentamente,

 

Martha Beatriz Roque Cabello

 

La Habana, 5 de enero de 2018

   

La crisis es tan escandalosa que al Gobierno no le ha quedado más remedio que reconocerla


Viernes, enero 5, 2018 | Martha Beatriz Roque Cabello | 4 comment count


LA HABANA, Cuba.- Algunos medios internacionales han explicado que Cuba cerró el año 2017 con dos grandes crisis: la financiera y la diplomática con los Estados Unidos de América; pero han pasado por alto otras situaciones que se pueden calificar de críticas dentro del país; baste recordar que hace más de una década atrás se mencionaban —de manera constante— las joyas de la corona “revolucionaria”: la educación, el deporte y la salud.


Los dos primeros sectores, educación y deportes, exhiben de manera pública su deterioro incluso en la arena internacional. Las aulas del nivel primario se han visto ocupadas por maestros improvisados, a los que dan por llamar “emergentes”, que no tienen ni formación pedagógica ni vocación, pero sí de forma general muy mal aspecto en la manera de vestirse y una vulgaridad extrema en la forma de expresarse, lo que ha hecho que continúe enfermándose la sociedad en lo que a moralidad se refiere. Por su parte los resultados deportivos internacionales muestran el desastre en que se ha convertido la formación de atletas en el país, tras la pérdida de una gran parte de las instalaciones que se crearon al efecto y la emigración de muchos de los deportistas.


Sin embargo, la esfera de la salud se mantiene ensalzada, mostrando cifras y “logros” que no se corresponden con la realidad que vive el cubano cuando hace uso del Sistema Nacional de Salud Pública. Se dice que “Cuba ha logrado no solo tener un sistema de salud universal y gratuito, sino alcanzar indicadores tan altos como los de naciones del Primer Mundo”.


La dictadura ha estado festejando que, por décimo año consecutivo, se tiene una tasa de mortalidad infantil por debajo de cinco por mil nacidos vivos. No obstante, en los datos mostrados por la Dirección de Registros Médicos y Estadísticas de Salud nada se dice del índice de fecundidad, porque es bien conocido que la mujer cubana no quiere parir, el número medio de hijos que tienen las generaciones que están en etapas reproductivas, cada vez es menor, debido a todos los problemas de índole social, económico y político que existen en el país.


El pasado año nacieron casi 115 mil niños, pero son 1 900 menos que en el 2016, que ya había reducido el número de partos con respecto al año anterior. La población cubana ha envejecido, lo que no contribuirá tampoco a que aumente el número de mujeres gestantes.


El ministro de Salud Pública (MINSAP), Roberto Morales Ojeda, quien es también miembro del Buró Político del Partido Comunista de Cuba, significó el aumento de la actividad quirúrgica en el país e incluso planteó que el 14% de las cirugías se habían realizado utilizando técnicas mínimamente invasivas.


Lo que no explicó el alto dirigente fue que en los hospitales hay cerrados un número considerable de salones de operaciones por las malas condiciones en que se encuentran y las agonías que pasan los enfermos ingresados e incluso sus familiares, que les tienen que llevar sábanas, almohadas, toallas, ventiladores, cubos para recoger agua e incluso en algunos casos tienen que resolver los medicamentos. Eso sin contar que la comida del hospital está tan mal confeccionada que para muchos resulta imposible de ingerir.


Por los medios se anuncian las reparaciones de diferentes salas y locales en algunos hospitales, pero la voz popular cuenta la anécdota que el ministro antes mencionado fue a revisar una obra terminada en un hospital de la capital, en el municipio 10 de Octubre, en la Sala de Terapia Intensiva, y después de haber salido del lugar se cayó el techo. Algunos de los que lo acompañaban sintieron mucho que no le hubiera caído encima para que pudiera constatar la mala calidad con la que se repara.


El hecho de que haya una gran falta de medicinas y medicamentos, convierte para el régimen en “resultados significativos” el “lograr” producir más de 71 millones de unidades de productos naturales, para aplicar la medicina “tradicional” alternativa.


Las personas se quejan —en particular la población envejecida— no solo de la falta de medicamentos, sino también de las largas colas que hay que hacer que incluso rebasan las 6 horas. Los mecanismos administrativos son tan complejos, que la persona que despacha en la farmacia se demora mucho entre un cliente y otro, ya que tiene que realizar una cantidad de operaciones, entre ellas recibir certificados médicos, elaborar “tarjetones”, llevar el inventario, elaborar el vale y cobrar.


Para la mujer cubana promedio, es un problema incluso menstruar, porque las almohadillas sanitarias que se venden en la red de farmacias, de forma normada, no tienen la calidad requerida; sin embargo, la Empresa de Materiales Higiénico-Sanitario “Mathisa” produce almohadillas para las Tiendas Recaudadoras de Divisa, que tienen mejor calidad. Habría que aclarar que la organización de la venta en las farmacias, de estas “íntimas”, como las conoce la mujer cubana, exige buscar el nombre de las usuarias, en algunos casos en listados, en otros en enormes libros, que cualifican a la persona para poder comprar y además controlar en la libreta de abastecimientos de la cliente.


Los hechos delictivos vinculados a la venta de medicamentos son tan evidentes que el régimen se ha visto en la necesidad de hacerlos públicos. Se han elaborado medicamentos alterando las materias primas, como el metilfenidato, un psicoestimulante, y se comercializó al igual que si se tratara del legítimo, estando involucrados en esta inhumana operación dirigentes y trabajadores del laboratorio farmacéutico Reinaldo Gutiérrez, del municipio Boyeros. Los receptores en su mayoría fueron niños. Aquellos que tomaron este fármaco pusieron en riesgo su salud y los propios funcionarios del MINSAP han dicho que son imposibles de medir los desenlaces que ha tenido este lamentable suceso.


Entidades subordinadas a BioCubaFarma y al Ministerio de Salud Pública han permitido que se cometan delitos de venta de medicamentos en la bolsa negra, incluyendo los conocidos como “controlados”. De los almacenes se sustrajeron dos bultos valorados en unos 4300 pesos moneda nacional, producto de la falta de control y de las violaciones de lo establecido.


En esta cadena de ilegalidades están las farmacias que realizan ventas con precios alterados y sin prescripción facultativa. La Fiscalía General de la República informó que hay menores de edad vinculados a esos hechos. Incluso se detectó la venta de tramadol (analgésico de tipo opioide que alivia el dolor) en el municipio Guanabacoa que procedía de Guantánamo.


Algunas personas comentan que en las 67 naciones con las que Cuba tiene colaboración médica, debe estar una gran parte de los medicamentos que le faltan a nuestro pueblo. El Ministro de Salud Pública explicó en la recién finalizada Asamblea Nacional del Poder Popular que se encuentran en falta 49 medicamentos, de ellos 44 de producción nacional y 5 de importación.


Según el periódico Granma del pasado sábado 30 de diciembre de 2017, todo está tan bien, que se puede “brindar por la salud”, no obstante, es recomendable revisar el líquido con el que se realizará el brindis.


TRUMP Y CASTRO, EMPATADOS A CERO

sábado, 30 de diciembre de 2017

El cambio de mandato en Washington está cercano a cumplir el año

Jueves, diciembre 28, 2017 | Martha Beatriz Roque Cabello



Raúl Castro y Donald Trump


LA HABANA, Cuba.- El capítulo de abrazos entre el régimen dictatorial cubano y el gobierno de los Estados Unidos de América duró bien poco. El ascenso al poder de los republicanos puso fin a algunas de las concesiones que había hecho el hoy expresidente Barack Obama a la gerontocracia que dirige el país, que dejó sobre la mesa 22 acuerdos en diferentes áreas, desde la reanudación de los vuelos directos hasta la colaboración en temas de seguridad.


Claro, para el totalitarismo no fue suficiente. Le quedaron pendientes asignaturas que habían solicitado aprobar como la eliminación del embargo, el fin de las transmisiones de Radio y Televisión Martí y la devolución de la Base Naval de Guantánamo; algo que casi seguro hubiera conseguido si la presidenta de Estados Unidos de América fuera en estos momentos Hillary Clinton.


Sin embargo, el transcurso del año que se cumple en enero para el nuevo inquilino de la Casa Blanca de Washington ha dejado claro que no habrá condescendencias; a pesar de la oposición de algunos miembros del Congreso —de ambos partidos— que han tenido suficiente influencia como para limitar el retroceso que anunció el presidente Trump el 16 de junio en el Teatro Artime de Miami y que, en la realidad, ha dejado en pie una gran parte de la política aprobada por Obama.


Se han concertado nuevos negocios en este período en los sectores de transporte, equipos para infraestructura y agricultura e incluso el turismo. El régimen apuesta porque continúen viniendo al país ciudadanos estadounidenses y que se mejore la cifra de los primeros once meses del año 2017 que ascendió a casi 580 mil turistas. También ha anunciado que existen negociaciones en avance en los sectores de la salud, la energía y la biotecnología.


Cualquiera de los voceros cubanos que haga mención a las afectaciones de la salud de 24 diplomáticos estadounidenses acreditados en Cuba habla del hecho con carácter dubitativo; por ejemplo, lo califica de “supuestas enfermedades”, e incluso Raúl Castro se refirió a ello como “la fabricación artificial de pretextos”. Se declaran inocentes al respecto pero no asumen que lo permitieron, cuando aquí se alardea de tener uno de los mejores servicios de inteligencia del mundo.


Está funcionando desde principios de diciembre la reunificación familiar entre los que viven en la isla y ciudadanos estadounidenses de origen cubano, a través de Colombia, pero el reciente traslado a México de la Oficina de Servicios de Inmigración y Ciudadanía (USCIS) el régimen lo ha aprovechado para, en su anuncio, hacer referencia a que el canciller cubano Bruno Rodríguez Parrilla había advertido del impacto que tendrían las “medidas políticamente motivadas de Estados Unidos de América” sobre los temas de reunificación familiar y otorgamiento de visas; aunque esta nueva decisión no tiene nada que ver con ello, pero es importante azuzar el fuego contra Trump entre los que quieren emigrar, que son muchos, y además confundir al pueblo, por lo que se piensa que México sustituyó a Colombia en la reunificación familiar.


Aunque según dijo Raúl Castro al cierre del X Período Ordinario de Sesiones de la Octava Legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular, durante el 6to y 7mo Congreso del Partido Comunista de Cuba, él explicó la conveniencia de limitar a dos términos de cinco años el ejercicio de los principales cargos de la nación; esto no significa un acuerdo, o un dictamen o algo oficial, solo su criterio, que todos sabemos vale mucho. Pero basados en esa opinión, no solo debe abandonar el poder el Presidente de los Consejos de Estado y Ministro, también José Ramón Machado Ventura, que ha sido vicepresidente en sus dos períodos, Ramiro Valdés, Juan Esteban Lazo y algunos otros, incluyendo Ministros que se han posesionado por largos años.


El hecho de que el General Presidente abandone el poder estatal y gubernamental no quiere decir que cese en el poder político; pero se irá con el sabor amargo de dejar la economía y la sociedad en una profunda crisis. Encargó a Marino Murillo Jorge razonar sobre todos los problemas que han enfrentado en la Actualización del Modelo Económico que, según planteó, son más complejos y profundos que lo que habían pensado. Puede decirse entonces que no lo pensaron bien.


También confesó que han gastado mucho tiempo en culminar los documentos del Congreso del Partido que como todos recordamos, no tuvo ninguno y lo realizaron sin haber discutido en la base con los militantes y sin llevar información alguna de lo que estaba sucediendo. Es por eso que desde el 2016 la Comisión de Implementación y Desarrollo trabaja en revisar lo que, según su propio jefe, pensaron resolver en un período de tiempo más corto; pero se adelantaron en la aplicación y se han cometido errores, que han traído como consecuencias indisciplina, corrupción y desviaciones de la idea original.


Dicho de forma fácil de entender, reconocen que “metieron la pata” y tienen que dar marcha atrás en algunas de las cosas que ya habían institucionalizado, lo que constituye una verdadera falta de respeto al pueblo de Cuba.


Si bien Trump no echó todo para atrás, sino solo una parte, el régimen también tiene que darle vuelta a algunas de las cosas que ya había aprobado para mantener su hegemonía política. Por lo que se puede afirmar que en este año de combate están cero a cero.

LA “BURBUJA VIRTUAL”  DE LOS CUBANOS

martes, 26 de diciembre de 2017

Era La “burbuja virtual” de los cubanos

Los de la isla han desarrollado la indiferencia en parte como mecanismo de defensa


Lunes, diciembre 25, 2017 | Martha Beatriz Roque Cabello 



Locutora del Noticiero de la Televisión Cubana vestida de miliciana (Archivo)


LA HABANA, Cuba.- La situación en que vive el pueblo de Cuba en estos momentos es en extremo difícil, sin embargo, el régimen se hace el desentendido y ha creado como una “burbuja virtual” en la cual tiene adentro una sociedad que no es esta; los medios dicen cosas que no son ciertas, sin ningún escrúpulo, y la gente se ha acostumbrado a ver y oír esa sarta de oscuras inexactitudes que casi ya ni molestan. Dentro de la burbuja, para todo aparece una solución, pero en la vida real nunca llega.


Un ejemplo puntual y reciente es el caso del papel sanitario. De manera oficial se aceptó (cuando ya no fue posible ocultarlo) que no hay, dijeron que en noviembre lo abastecerían; pero pasó ese mes y los que viven en el interior de la burbuja —que bien podrían llamarse “burbujosos”—, no hacen referencia ni a lo que prometieron. Al igual que otras muchas cosas ofrecidas, pasa a la lista de lo olvidado, que es muy larga.


Como el lugar donde tienen ubicada la perspectiva de la sociedad es un habitáculo hermético y aislado del exterior, el pueblo no tiene acceso a protestar porque no lo oirán. En definitiva, la “burbuja” puede pensarse como una combinación de la “tierra prometida”, según el libro bíblico de Génesis, con el país de “nunca jamás” (Neverland), una isla ficticia descrita en la novela fantástica Peter Pan donde solo existe la diversión y la felicidad.


Si se celebran “elecciones”, en las que no se elige a alguien, y todo el mundo lo sabe, da lo mismo ir y votar que dejar la boleta en blanco o escribir cualquier consigna antigubernamental. Nadie conocerá nunca la verdad, todo lo que se dice es lo que la dictadura quiere mostrar al mundo; el pueblo lo acepta, sin importarle para nada a quién quitan y ponen, porque en definitiva no va a solucionar sus problemas.


La Asamblea Nacional del Poder Popular se reúne y previo a ello lo hacen las Comisiones Permanentes de Trabajo, sin embargo, los problemas acuciantes que tiene el pueblo no se llevan a discusión para buscarles soluciones, porque saben que no las tienen, verbigracia: la vivienda. La Comisión de Salud y Deporte, tuvo en su agenda revisar el “impacto de la estructura de la Serie Nacional de Béisbol y la participación de atletas contratados en ligas extranjeras. Si no fuera tan tétrico, movería a risa.


Se discutieron en la Comisión de Defensa Nacional las medidas adoptadas para el enfrentamiento a las drogas, pero se refieren a cerrarle el paso a su ingreso en el país, aunque del año 2016 para este, la Aduana General de la República casi duplicó la cantidad de drogas confiscadas, de 30 kilogramos a 57,4. Pero también están los recalos que han significado la ocupación de 4,5 toneladas entre marihuana y cocaína. En particular las regiones de más incidencias son: la costa sur de Pinar del Río, Isla de la Juventud, Camagüey y Guantánamo.


A los “burbujosos” no les ha quedado más remedio que reconocer hechos en el sector educacional. La primera secretaria de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC, Susely Morfa González, en una intervención en el programa televisivo Mesa Redonda se refirió a que las drogas tienen una alta incidencia a nivel mundial en los jóvenes, en aquellos países donde no se articula el enfrentamiento a este flagelo, de manera eficiente, que como es natural no es el caso de Cuba, porque aunque no pasa desapercibido, “no es considerado un problema en nuestra sociedad”.


Es imposible pensar que en este país “perfecto”, proliferen las drogas, pero no obstante se han preparado más de 10 000 promotores que ayuden a instruir sobre el tema, para que los jóvenes no se adentren en ese mundo.


Entre las nuevas soluciones a los viejos problemas, están las normas jurídicas que se han puesto en vigor —de manera reciente— sobre el sistema empresarial cubano (un Decreto Ley y tres Decretos); porque, aunque la Asamblea Nacional del Poder Popular se reúne dos veces al año, en realidad se gobierna por Decretos. Estas normativas jurídicas tienen como objetivo avanzar en el perfeccionamiento del Sistema Empresarial, que se desenvuelve dentro de un Sistema Económico inexistente, porque nadie puede definir cuál es la línea a seguir; es como un zigzag que se mueve en la dirección que en un momento determinado se crea necesaria.


El quid pro quo de estas decisiones es que las funciones estatales queden separadas de las empresariales, integrando el Sistema Empresarial en una recién estrenada fórmula: las organizaciones superiores de dirección empresarial (OSDE) que se subordinarán al Consejo de Ministros que, como norma, serán atendidas por un miembro de ese Consejo, designado a estos efectos; al que corresponderán tareas de orientación coordinación y control, sin suplantar al Presidente de la OSDE en su función de dirección. Acostumbrados al ordeno y mando, mientras más alto sea el rango, peor; puede asegurarse que ni siquiera ha comenzado a funcionar este nuevo método y ya está condenado al fracaso.


Para los que dirigen el país desde la burbuja virtual, no es relevante que después de 6 años de ineficiencia tengan que modificar el Sistema Empresarial; pero al igual que sucedió cuando hace más de 20 años se crearon las Unidades Básicas de Producción Cooperativa (UBPC) que iban a solucionar el problema agropecuario del país y no lo hicieron; pasado este tiempo, nadie se acordará de semejante remedio y el pueblo continuará sufriendo las consecuencias, hasta que comprenda que tiene que desinflar la burbuja y liberarse de todos los “burbujosos”.


Cuba y Honduras: Haz lo que yo digo…

jueves, 7 de diciembre de 2017


La Habana se ha lanzado a criticar los sucesos recientes en el país latinoamericano

Jueves, diciembre 7, 2017 | Martha Beatriz Roque Cabello 


LA HABANA, Cuba.- Aunque no es bueno sufrir vergüenza ajena, en ocasiones se siente pena de lo que dice el régimen, porque se percibe —sin lugar a dudas— la falta de escrúpulos de sus funcionarios y también el impudor con el que se atreven a hacer algunas declaraciones.


Ese es el caso de la nota que salió en el periódico Granma (Órgano Oficial del Partido Comunista de Cuba), el pasado lunes 4 de diciembre, referida a las tensiones que ha creado la situación electoral en Honduras, cuando transcurrida más de una semana de las elecciones, la oposición habla de irregularidades en el proceso y salió a las calles para defender a Salvador Nasralla, (Alianza de Oposición) como ganador.



El viceministro del Ministerio de Relaciones Exteriores (MINREX) de Cuba, Rogelio Sierra Díaz, al efecto hizo una declaración en la que plantea de forma textual: “Rechazamos la represión contra las protestas populares, lamentamos la pérdida de vidas humanas y llamamos a respetar la voluntad del pueblo”.


Leer semejante elucidación, da la idea del cinismo y la mentira en la que se desarrolla la política del régimen dictatorial cubano y, además, produce una gran indignación que aumenta el sentido de impotencia que tenemos todos los que vivimos bajo la bota represiva de la dictadura. Pero como si fuera poco continúa diciendo: “Rechazamos la injerencia en los asuntos internos y demandamos el derecho a la paz…”



Solo habría que mirar dentro de la isla, la forma en que reprimen a los disidentes que protestan por cualquiera de las difíciles situaciones en que vive el pueblo de Cuba, y en particular a los opositores. Ejemplos hay muchos, que se han desarrollado durante la etapa de Fidel Castro y continúan con su hermano en el poder; pero baste citar como, cada domingo impiden que se manifiesten las Damas de Blanco y las arrestan de forma violenta.


Nadie olvida aquel 5 de agosto que la gente salió a la calle, en lo que dio por llamarse de forma popular “El Maleconazo”, y la represión que se desató contra las personas que quisieron manifestarse de forma libre.



También Orlando Zapata Tamayo quiso protestar por los métodos usados contra él en la prisión y comenzó una huelga de hambre, que después de una brutal golpiza, culminó con su muerte. En ningún momento el régimen lamentó la pérdida se esa vida humana, por el contrario, lo que hizo fue ensañarse en él, tratando de desprestigiarlo, aún después de desaparecido.


De igual forma, aquellas personas que quisieron encontrar la libertad en grupo y se lanzaron al mar en el Remolcador 13 de marzo, fueron brutalmente reprimidas y la sangrienta dictadura mató a mujeres y niños. Otro ejemplo inolvidable lo constituye el asesinato de los pilotos de Hermanos al Rescate, que quisieron ejercer su derecho a la libertad y fueron abatidos por aviones cubanos, incluso en aguas internacionales.



Se haría interminable la lista, seguro que cualquier lector podría añadir alguna alusión más a la forma en que de manera histórica se ha reprimido y asesinado, a aquellos que protestan en Cuba, durante el tiempo que ha durado la mal llamada “Revolución”.


Nadie recuerda una declaración de algún funcionario gubernamental cubano, durante los meses que se llevaron a cabo las protestas populares en Venezuela y que el presidente Maduro abatió con todo tipo de equipos antimotines e incluso asesinando a más de un centenar de manifestantes. Por aquella época ni se lamentó la pérdida de vidas humanas en ese país suramericano, ni se llamó a respetar la voluntad del pueblo.



Cabría preguntar a Sierra por qué no se ha producido nota alguna del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba, para que en Bolivia se respete el referéndum que se hizo y que resultó opuesto a que volviera a postularse su actual presidente Evo Morales; un grupo de personas del Tribunal Constitucional consideran que es posible que repita su mandato en contra de lo que dictaminó la voluntad popular.


Hasta dónde puede llegar la desvergüenza de esta gerontocracia corrupta que después de exportar las guerrillas y dar albergue en el país, a todo terrorista que lo haya necesitado, rechaza la injerencia en los asuntos internos y demanda el derecho a la paz; una paz que nunca ha cultivado.



El gobierno hondureño, y en particular su actual presidente Juan Orlando Hernández, están muy ocupados en mantener el orden en el país, por lo que seguramente no contestarán esta declaración del MINREX cubano; pero deberían estar atentos porque sale de nuevo a la palestra pública —y en particular en los medios de la isla— el expresidente de ese país, Manuel Zelaya Rosales, destituido en el año 2009.


Los amigos están para ayudarse, y este corrupto expresidente, asociado a la Alianza de la Oposición contra la Dictadura, pudiera seguir los ejemplos que le da el régimen cubano y practicar el dicho popular: “Haz lo que yo digo, pero no lo que yo hago”.

AHOGADOS EN PROPAGANDA

jueves, 30 de noviembre de 2017

Los más jóvenes han desarrollado resistencia al bombardeo ideológico

Miércoles, noviembre 29, 2017 | Martha Beatriz Roque Cabello 


LA HABANA, Cuba.- La televisión es un medio muy importante para hacer propaganda. Eso lo conocen bien las principales firmas comerciales en los países con libertad económica que se agencian muchos de sus consumidores a través de los anuncios que pagan en los diferentes canales televisivos. También utilizan la radio, la prensa plana e internet. En Cuba los anuncios de productos y servicios de entidades extranjeras acreditadas en el país e incluso de las empresas estatales, están prohibidos, porque desatan el consumismo.


Recuerdo que, en una ocasión, estando el comentarista deportivo Héctor Rodríguez narrando un juego de pelota, empezaron a dar anuncios de algunas de las pocas firmas comerciales internacionales radicadas en el país. Todos quedamos asombrados, pero al siguiente juego televisado ya se había suspendido; la especulación decía que Fidel Castro había mandado a quitarlo y que habían rodado algunas cabezas en el Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT).


Desde hace algunos meses, varias personas con las que he hablado sobre la programación de los 10 canales que pueden verse en el país (para los que han adquirido la “cajita” convertidora), casi que repiten la misma respuesta: “La televisión da asco”. El nivel de propaganda política es tan alto, que no se puede ni encender el equipo.


Primero comenzó con “El Che”: más de dos meses de tener su rostro constantemente en la pantalla. A finales de octubre hubo una pequeña propaganda sobre Camilo Cienfuegos; pero ya en noviembre se intensificó el tema de Fidel Castro, que nunca ha dejado de tocarse, acompañado de las mal llamadas “elecciones”.


Pero no ha sido solo en la televisión. También en la radio y la prensa escrita. Por ejemplo, el periódico Granma, Órgano Oficial del Partido Comunista de Cuba, publicó en sus ediciones diarias durante más de una semana, en la esquina derecha de la primera plana, el logotipo del grado del “Comandante en Jefe”, y el sábado 25 (primer aniversario de su muerte) dedicó, además de la primera plana, un suplemento de 12 páginas a contar algunas de las historias del “Invicto”.


Como si esto fuera poco, en los centros de estudio de todos los niveles se arreció la propaganda y el lavado de cerebro a los niños que tenían que repetir a gritos: “¡Yo soy Fidel!”. Incluso los estudiantes universitarios de todo el país, tuvieron una jornada de entrenamiento militar en recordación de la figura del “comandante”.


No lo quieren dejar morir, porque al no tener liderazgo en su hermano Raúl ni en ninguno de los otros miembros de la gerontocracia, necesitan mantener despierta la idea de “la revolución” y su ejemplo.


No obstante, a pesar de tanta propaganda, en la mayoría de los casos ni los niños ni los jóvenes la asimilan. Tengo cerca un ejemplo de un muchachito de seis años al que bauticé en la Iglesia Católica, y no recibe ningún rechazo de su familia hacia el sistema. A pesar de ello, la maestra de su escuela mandó a buscar a la mamá porque en clase le orientaron dibujar a Camilo y El Che. Según contó la profesora, con mucha presteza el niño dijo: “Yo no voy a dibujar a esa gente porque yo no los conozco”.


Por su parte la generación que ahora surge como fuente de trabajo no se ve con futuro en Cuba y sueña con poder salir de alguna forma del país. No importa cuánta propaganda reciba, ni cuán frecuente le quieran “lavar el cerebro”. Para ellos Fidel Castro es “La Piedra” y no tienen ningún sentimiento que los ate a este pasado difícil, porque viven en un presente mucho más tormentoso.


Es por eso que dentro del pueblo tiene tanta aceptación “el paquete”, que consiste en la programación de una semana, de la televisión de Miami. Y no es que se incluyan todos los programas, porque “la dictadura” también pone su censura en él, no permitiendo a los que lo originan que copien “shows” en los que se hagan críticas contra el sistema.


Aunque el servicio de internet es muy limitado, el régimen lo usa a su favor de diferentes formas, una de ellas es creando blogueros que “idealizan” la “Revolución”, lo que ha traído como consecuencia que los medios sociales sean difíciles de creer al difundir algunos tipos de noticias; además, “hackean” las cuentas de los opositores y a través de ellas difunden informaciones falsas.


Muy tarde ha reaccionado el régimen para captar en su oscura ideología a la niñez y la juventud, mientras los hoy gerontócratas se sintieron jóvenes, no pensaron para nada que tenían que ser sustituidos en el futuro y no aseguraron que las nuevas descendencias tuvieran algún interés por “el socialismo” y sus llamadas “bondades”. No importa cuánta propaganda utilicen, el enlace entre las generaciones se perdió y no queda amor por lo que en realidad no existe.



LAS MEDIDAS DE TRUMP HAN FAVORECIDO Al CASTRISMO

martes, 28 de noviembre de 2017

El cierre de la válvula de escape no ha cumplido su propósito


Miércoles, noviembre 22, 2017 | Martha Beatriz Roque 




LA HABANA, Cuba.- El pasado 16 de junio en el Teatro Artime de Miami, las palabras del presidente Trump crearon gran expectativa en una parte del exilio cubano que estuvo todo el tiempo en contra de la posición de acercamiento al régimen dictatorial de Raúl Castro, que emprendió el expresidente Barack Obama. Pero al parecer las cosas no han funcionado como se esperaba y hay que recordar una frase popular que reza: “Donde dije digo, digo Diego”.


No coinciden las medidas tomadas por los Departamentos de Estado, el Tesoro y Comercio con lo que expresó el presidente Trump en la directiva que firmó —en esa ocasión— después de su discurso; del que se entendió que no era solo un problema de limitar los viajes de ciudadanos americanos a Cuba y los negocios con algunas entidades nacionales, pero que abarcaba todo lo que en la anterior administración se había autorizado.


La lista negra en que se encuentran 179 organismos estatales cubanos con los que las entidades americanas no podrán realizar transacciones financieras directas es algo que mueve a risa. Si la idea fue controlar que no existieran vínculos con el sector de defensa y la seguridad nacional, con este simple listado no se resuelve algo, porque en Cuba todo consigue subordinarse a las Fuerzas Armadas o al Ministerio del Interior.


Aunque la lista se puede revisar y actualizar de manera periódica, hay aspectos tan nimios como tener incluidos los refrescos Tropicola y Cachito. Pero lo más significativo en todo ello es que permite preguntarse: ¿Cómo van a controlar estas restricciones las tres agencias?, y ¿qué resultados políticos podrán tener en el corto plazo? Además, están exentos los que han hecho negocios antes de la entrada en vigor de las medidas. Ese es un gran túnel por donde pueden caminar muchos financiamientos.


Para los cubanólogos que siguen de cerca lo que pasa en la economía y la sociedad cubanas, la implementación de estas medidas resulta irrelevante. No obstante, hay que recordar que la difícil situación dictatorial debe ser resuelta aquí adentro, por los mismos nacionales, aunque la ayuda internacional siempre resultaría apreciable.


Es muy complejo el escenario que existe en estos momentos en el país. Quizás aquellos que pensaron que la imposibilidad de viajar a Estados Unidos de América, crearía una olla de presión dentro de la sociedad, constaten ahora que se equivocaron. El cierre de la válvula de escape ha favorecido al régimen, porque las personas que aspiraban a huir de la miseria económica y social en la que vivimos tienen que reorganizar sus vidas y, si no pueden comenzar alguna actividad particular, tendrán que plegarse a los designios gubernamentales, entrando en el juego de “tú haces como que me pagas y yo hago como que trabajo”.


Hasta los que se incorporaban al movimiento opositor no tienen la posibilidad de poder acudir al refugio como perseguidos políticos, lo que ha mermado —de manera considerable— los ingresos en las organizaciones disidentes.


La solución del problema cubano no pasa porque las personas sigan saliendo del país. Por el contrario, es aquí dentro donde hay que “corregir la plana”; pero no se le puede cerrar a nadie esa posibilidad, porque genera un efecto contrario.


Si por un momento el presidente Trump hubiera dictado una orden presidencial, restableciendo la política de “pies secos, pies mojados”, solo por un período de tres meses, so pretexto de ayudar a las personas que quedaron varadas en diferentes países y los que aquí dentro vendieron todo con el fin de emigrar, se quedaría sin funcionarios el régimen. Desde los fiscales hasta los militares e incluso los militantes del Partido Comunista de Cuba, se acogerían de inmediato a esta posibilidad, sin pensarlo dos veces y sin perder el tiempo. Y es que entre los desequilibrios éticos por los que atraviesa la sociedad, está la inmoralidad.


Sin lugar a dudas sería una solución de marcha atrás a lo hecho por Obama en sus últimos momentos y tendría —de inmediato— una gran repercusión política, social y económica. Y no es que esto sea una propuesta de decisión, porque para la comunidad cubana en Miami resultaría un verdadero desastre. Es solo un ejemplo de que, si se quiere ayudar a establecer la democracia en nuestro país, no se puede andar con “paños tibios”: hay que tomar resoluciones fuertes que se hagan sentir en un corto lapso de tiempo.


Los que interpretaron e instrumentaron la decisión del presidente Trump, se quedaron varados en el siglo pasado y puede que estén llenos de buenas intenciones. Pero también lo está el camino del infierno. No es que sea responsabilidad de estas agencias americanas traer el cambio a Cuba; pero si han querido ayudar a ello, solo ha sido un propósito, porque así no lo van a conseguir. El régimen dictatorial cubano ha sobrevivido al embargo, a las crisis económicas —de las cuales no ha hablado nunca— y hasta a la invasión.


No hay dudas que somos nosotros, los cubanos afectados, los que estamos condenados a vivir en la miseria, la corrupción y la falta de liertades, los que tenemos que tomar la iniciativa para alcanzar la democracia.

El castrismo no admite críticas, pero critica a todos

Martes, noviembre 14, 2017 | Martha Beatriz Roque Cabello




LA HABANA, Cuba.- Un verdadero ejemplo del ejercicio de la democracia lo constituyó la votación en la ONU sobre la resolución cubana A/72/L.30: “Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba”, al obtener 191 votos a favor y 2 en contra, sin abstenciones. Este escrutinio se lleva a cabo por vigesimosexta ocasión.


No obstante, tal y como expresara la embajadora de los Estados Unidos de América ante ese organismo internacional, Nikki Haley, la sesión para votar la resolución cubana es una pérdida de tiempo, ya que no sirve para nada.


Cada vez que el régimen dictatorial apunta su dedo contra el “bloqueo”, lo califica de una violación flagrante, masiva y sistemática de los derechos humanos de los cubanos e incluso se preocupa por la violación de los derechos y las libertades civiles de los ciudadanos estadounidenses que tienen una prohibición legislativa de viajar a Cuba.


Según fuentes oficiales, los daños que el “bloqueo” ha ocasionado al país ascienden a 130 178 millones de dólares (a precios corrientes), lo que nunca se ha mostrado es cómo llegan a esa cifra y si se incluye el dinero que ha dejado de ingresar “la familia real Castro” en sus cuentas en bancos extranjeros.


El Ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, se entrevistó —a inicios del mes de noviembre— con cubanos residentes en los Estados Unidos de América y sostuvo reuniones con miembros del Congreso, empresarios, representantes de centros académicos y con la prensa, con el fin de exponer las opiniones del régimen cubano. Esto lo hizo en plena libertad de movimiento, acción y palabra.


Sin embargo, cada vez que visita la isla un alto funcionario de cualquier país, se le lee “la cartilla” y se le prohíbe reunirse con los opositores, les violan el derecho de ejercer la democracia, pero lo más triste es que los visitantes lo aceptan con tal de pisar suelo cubano. Esos son los mismos que votan contra el bloqueo en la ONU y durante su estancia en nuestro país, les están embargando sus derechos.


Después de esta historia que tanto se ha repetido, habría que considerar si sería posible que algún país democrático, de esos que le dan la mano a la dictadura y le siguen la rima, tome la iniciativa y presente una resolución para ser votada en la ONU que tenga tantos números, letras y barras como sea necesario y que se intitule: “Necesidad de poner fin al bloqueo político, económico y social impuesto por la dictadura militar castrista contra el pueblo de Cuba”.


“No hay familia cubana ni servicio social en Cuba que no sufra las privaciones y consecuencias del bloqueo”, dijo Bruno Rodríguez Parrilla en su discurso el pasado 1ro de noviembre ante la Asamblea General de las Naciones Unidas; pero pudo añadir que tampoco existe alguna que no esté privada de sus derechos fundamentales dentro del país, además de estar condenada a la pobreza de por vida.


La economía cubana en estos momentos sufre de la crisis que ha creado la falta de sistema, la mala gestión, el trabajo improductivo, la doble moneda y toda una serie de obstáculos que no le permiten avanzar hacia el desarrollo. Es el pueblo quien recibe de forma directa estas consecuencias y privaciones, que no tienen nada que ver con el embargo y sí con la displicencia que muestra la dirección del país para todo lo que se relacione con el cubano de a pie.


La sociedad cubana, por su parte, ha llegado a un punto en que no puede estar más deteriorada en lo que a la moral se refiere. Tres generaciones han sufrido de la falta de ética y de las soluciones de control, que van a parar en las sanciones a prisión, inclusive sin haber cometido algún delito, solo por considerar que el individuo representa una “peligrosidad predelictiva”.


Es galopante la corrupción a cualquier nivel e incluso en las instituciones; todo en estos momentos tiene un valor monetario: la policía, los inspectores, los jueces, los abogados, cualquier representante del Estado en algún lugar que tenga vínculos con las necesidades de la población.


Es virtual el discurso oficial que parece defender al pueblo, que sufre un síndrome de agotamiento social que no puede ser curado en las circunstancias en que se vive, por el contrario, llegará un momento —y va a ser pronto— en que la enfermedad será tan grave, como para que la sociedad se considere que está en terapia intensiva.


No obstante, la prepotencia gubernamental, que ha tenido éxitos diplomáticos en sus relaciones con algunos países, sigue sofocando los oídos de los que le prestan atención. Según plantea el régimen, el presidente Trump no tiene la menor autoridad para cuestionar a Cuba, pero la dictadura no desperdicia tribuna alguna para ofender al gobierno americano, a través de cualquiera de sus “loros parlantes”; e incluso constantemente ha estado sembrando el odio en el pueblo cubano contra ese país, al que le ha cambiado su nombre oficial por el de “imperialismo yanqui”.


Pocas cosas en nuestra querida isla no están mal por causa del “bloqueo”, el que se utiliza para culparlo de la falta de medicinas, alivio de enfermedades como el cáncer infantil, y cualquier otra situación que “ande por ahí” y haya que buscarle un causante. Pero la realidad es que ese “bloqueo” no le hace tanto daño al pueblo cubano, como el que origina la dictadura totalitaria.


La Habana todavía espera con temor las medidas prometidas hace cuatro meses

Jueves, octubre 26, 2017 | Martha Beatriz Roque Cabello

Raúl Castro y Donald Trump


LA HABANA, Cuba.- Hay una asignatura pendiente para el presidente de los Estados Unidos de América, Donald Trump, y es que, en junio pasado, en el Teatro Manuel Artime de Miami, firmó una orden ejecutiva que limita los negocios y las transacciones con la élite militar cubana.

Han transcurrido cuatro meses y aún no se ha materializado la forma en que esto se llevará a cabo. Los cubanos que están de acuerdo con estas medidas piensan que ha habido tiempo suficiente para implementarlas y están preocupados; pero el Departamento de Estado debe tener una gran “ocupación”, debido a que no es fácil determinar si en medio de cualquier negocio están o no los militares.


En estos momentos GAESA (Grupo de Administración Empresarial S.A.), que representa a esta élite militar, controla más del 80% de las actividades económicas en la isla, tanto de forma directa como indirecta.


El inicio de esta actividad por parte del MINFAR, a la que llamó “Grupos Empresariales”, estuvo vinculado al hecho de que, para poder financiar las Fuerzas Armadas, era necesario aceptar el “mal” de la industria turística.


Al estar dirigida esta gestión por los militares, tiene la característica que se conoce muy poco acerca de esas empresas, incluyendo el nombre de sus ejecutivos.


No obstante, las corporaciones más importantes del país le están subordinadas, como son los casos de CIMEX y Gaviota; tiene a su cargo las ventas mayoristas, las marcas y exportaciones, y Cubapack. En la logística tiene un centro de elaboración y empaque; también está representada en la informática, entre otras con TECUN, y en muchísimos renglones que haría la lista muy larga, aunque habría que decir que también controla toda una red de servicios a la población que se cobran en divisa, incluyendo la Consultoría Jurídica Internacional y el sistema de transferencias de remesas.


Al igual que el Gobierno estadounidense estudia cómo implementar la Orden Ejecutiva, no hay dudas de que el régimen dictatorial debe estar pensando en la forma de aplicar la habilidad política de Maquiavelo para contrarrestar lo que al parecer se les viene encima.


El ciclón Irma permitió, tras su paso, algunos ensayos más complejos sobre la militarización del país, porque en diversas ocasiones se han hecho ejercicios con nombres rimbombantes, pero esta vez la práctica alcanzó casi todo el archipiélago. Aunque sería justo decir que al pueblo ni le interesó, ni le preocupó para nada estar dirigido por la cúpula militar, porque lo consideran lo mismo.


Según establece el Artículo 101 de la Constitución de la República, “el Consejo de Defensa Nacional se constituye y prepara desde tiempo de paz para dirigir al país en las condiciones de estado de guerra, durante la guerra, la movilización general y el estado de emergencia”. Lo que hemos percibido durante todo el mes de septiembre y que aún se mantiene en la región central, que es de la cual se informa cada día.


Todos los primeros secretarios del Partido Comunista de Cuba, a los diferentes niveles, se subordinaron al Consejo de Defensa Nacional, que a sus planos más altos está dividido en tres Regiones Estratégicas: Occidente, Centro y Oriente. Al frente de ellas se encontraban, en el mismo orden, tres generales de Cuerpo de Ejército: Leopoldo Cintras Frías (Ministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias), Joaquín Quinta Solás y Ramón Espinosa Martín.


Se caracterizó la situación por el uso de uniformes con grados militares diferentes, tanto la jefatura del Consejo, que está bajo el mando del Partido, como los segundos jefes que son los presidentes de las Asambleas del Poder Popular en las distintas instancias. También se vio dando apoyo a la técnica militar, como helicópteros, jeeps, etc. A nadie le quedó duda que en esos momentos se hacía cumplir lo que estaba establecido en la Ley y el país quedó militarizado.


Un papel menos relevante jugó el Ministerio del Interior, que solo sirvió para apuntalar las labores de recuperación y el orden en la población.


A estas alturas del mes de octubre, todavía el Noticiero Nacional de Televisión y el resto de los medios informan sobre la región central y los chequeos que a ella hace su “mentor en jefe”, Joaquín Quinta Solás, y se muestra que aún no se ha perdido la fase de movilización, pues todos los integrantes de los Consejos en esas provincias se mantienen vestidos con el uniforme verde olivo, no así en el resto del país.


Pudiera ser que la respuesta de la dictadura a las medidas de Trump sea la total militarización del país, y la palabra “total” tiene la intención de destacar que en estos momentos una parte importante está controlada por las Fuerzas Armadas.


Acostumbrados los Castro a subir la parada, podrían muy bien utilizar esta variante, basados en el dicho popular que reza: “Si no quieres caldo, te doy tres tazas”.

Seguidores

Sigue a Martha Beatriz en Twitter @marthabroque

Desde Cuba en defensa de la Libertad

Desde Cuba en defensa de la Libertad

Martha Beatriz Roque

Martha Beatriz está en Facebook- Hazte partidario

Quién es Martha Beatriz Roque

La economista cubana Martha Beatriz Roque Cabello es fundadora del Instituto de Economistas Independientes de Cuba y líder de la Asamblea para Promover la Sociedad Civil.
Martha Beatríz Roque fue arrestada por segunda vez durante la más reciente ola represiva desatada por el régimen castrista en marzo del 2003 y fue la única mujer condenada a 20 años de prisión y confinada a la Prisión de Mujeres “Manto Negro” en La Habana, en una celda aislada de máxima seguridad. Después de meses sin recibir asistencia médica para sus problemas de salud incluyendo mareos, parálisis en el lado izquierdo del cuerpo, dolores en el pecho, desorientación, vómitos, diarrea, y sangramientos por la nariz y gracias a la presión internacional, fue finalmente transferida al Hospital Militar Carlos J. Finlay en La Habana en agosto del 2003, donde le diagnosticaron diabetes, y otros problemas. Finalmente fue liberada mediante un alta médica el 22 de julio de 2004 . Actualmente vive en su domicilio con "Licencia extrapenal por motivos de salud", pero sobre ella continúa vigente la condena de 20 años de prisión.Este Blog ha sido creado para publicar toda la información, artículos, denuncias y reflexiones que a riesgo de su propia vida siguen saliendo desde su mesa de trabajo en La Habana- Cuba.

Buscar este blog

Atribuciones

Archivo del blog

Ultimas Noticias de la RCCC

Reportaje a Martha Beatriz