Content feed Comments Feed

RELIGIÓN YORUBA EN GUANTÁNAMO

domingo, 22 de mayo de 2016

LPor: Manuel Alejandro León Velázquez. 

Teléfono: 54682599.

 


Guantánamo es una de las zonas del país donde más se practican los cultos derivados de las religiones de los antiguos esclavos africanos, tanto de los que llegaron a Cuba de forma directa; como de los trasplantados desdeHaití y los braseros antillanos del siglo XX. A esto se le agrega el espiritismo como herencia occidental. No obstante, tanto los creyentes como como los no creyentes, saben que siempre ha habido quienes lucran con la fe de las personas. 

 

Aquellos que deciden, como se dice en el argot popular, “hacerse Santo”; deben utilizar muchos recursos, lo que implica emplear grandes sumas de dinero en: frutas, bebidas de calidad, tabacos, velas y otras tantas cosas más, por lo que la imagen de que los santeros son en realidad estafadores, ya está vigente entre los guantanameros, que opinan que el que te hace bien no cobra.

 

Yasser Sainz García practica el espiritismo, la cartomancia y el “Palo Monte”. Realiza consulta de lunes a viernes y es de los que afirma que quien nace con ese don debe usarlo para hacer el bien y no para enriquecerse. Explica que él cobra una pequeña cantidad porque precisamente de eso es que vive, pero no tiene la intención de valerse de su gracia para hacer fortuna con la fe de los demás.

 

Por otra parte, Francisco Díaz Díaz practica la santería, en su variante haitiana, que comparte algunos ritos con la religión Yoruba o Regla de Ifá. Este señor consulta los martes y a pesar de las modas actuales, ha mantenido la practica tal y como lo aprendió de su padre. Tanto él como Yasser cobran lo mismo por cada consulta, aunque son de diferentes generaciones y orientaciones religiosas. El precio establecido para los consultados es de $10.05 y para los que se realizan limpieza deben pagar $57.05, todo esto en moneda nacional (cup).

 

El precio depende también de lo que el santero, espiritista o palero entienda como parte de su misión. Mucho de ellos dejan el pago a consideración de sus clientes y a veces no cobran nada, pues a elloacuden personas que apenas tienen dinero para comprar una vela.

 

Quienes buscan esta vía para resolver problemas matrimoniales, económicos o de justicia, lo hacen principalmente para tener apoyo espiritual, por lo que los locales en su mayoría, recomiendan que antes de consultarse con cualquier tipo de religión, incluyendo los bacalaos, hay que averiguar si son de prestigio para no ser estafados.

 



Guantánamo, 19 de mayo de 2015  

UNA MIRADA A LA CALLE OBISPO

sábado, 21 de mayo de 2016

YÉPor: Misael Aguilar Hernández

Teléfono: 58365937

 


Había una vez una calle limpia, repleta de comercios  con ventas de todo tipo y además muy concurrida. Nada de esto es utopía, son cosas que sencillamente dependen de la voluntad y del interés de aquellas instituciones y organismos que deben cuidar del entorno e imagen de nuestro país, y como es natural de los ciudadanos que transitan por las calles, a los que se les debe educar para ello, empezando con el buen ejemplo

 

Pasear por cualquiera calle de la ciudad, es toparse con inconvenientes, desde la falta de mantenimiento a las aceras, hasta la suciedad y la basura tirada por doquier. Pero en particular quisiera referirme a la conocida calle Obispo, situada en el municipio de la Habana Vieja, que muestra bastante abandono para formar parte de una zona turística como esa.

 

En cuanto a lo que limpieza y orden se refiere; a juzgar por la imagen con la que uno se tropieza, parece que comunales no cumple debidamente con su responsabilidad, en este caso como encargados del cuidado del entorno. 

 

Puede que sean varios los motivos que lleven a que haya alcanzado ese terrible aspecto, que no deja de causar insatisfacción a todos los que por ahí transitan; pero hay cosas que ya rayan en lo increíble; por ejemplo a falta de basureros, incluyendo los de hierro que estaban desplegados por la calle, se han colocado cajas de cartón y algún que otro envase plástico.

 

¿Qué factores socioculturales se podría decir que influyen en este tipo de problemas, que hoy vemos que afectan la higiene de nuestras calles? Poruna parte Comunales coloca cestos para echar la basura, y por otra parte algunapersonas, que son indisciplinadas sociales los rompen; pero después ya estos cestos de basura se quedan rotos para siempre.

 

¿Cómo hacer entonces para que tanto el trabajo de Comunales, así como la educación y la cultural social -que debe existir- ambos, lleguen a un acuerdo y a coincidir?

 

La opinión que de seguro se llevan los turistas extranjeros que visitan lacalle Obispo, sobre nuestra sociedad, no puede ser muy favorable.

 

Comunales debería poner un poco más de empeño en su trabajo, y no irse por la vía más fácil, la del desinterés, ya que cuando se trata de un asunto que puede afectar a muchos o a todos como es la higiene del entorno no se debe escatimar en esfuerzos.

 

Además, vale señalar que estas cajas de cartón, a las que se adiciona todo lo demás, deslucen mucho la imagen de esta calle, que está adoquinada al estilo colonial, llena de antigüedad, y que caminar por ella cuenta la historia de nuestra ciudad.

 

Esperemos que alguien ponga atención sobre lo que está pasando en la calle Obispo.












Por: Tania de la Torre Montesino

Teléfono: 23574953

 

En el poblado de Troya, zona donde radicaba el antiguo central La Demajagua,  que pertenece al municipio de Manzanillo, en la provincia Granma; existen varias irregularidades que generan alarmantes inquietudes en la población.

Después que se decidió eliminar la granja agropecuaria “La Demajagua” se creó una Unidad Básica de Producción Cooperativa, conocida con sus siglas UBPC, llamada Carlos Manuel de Céspedes; entre los problemas que ha tenido están: falta de financiamiento y no poseer sistema de riego. Dada la intensa sequía que ha azotado la región, la  producción que obtenían era muy poca; sus trabajadores se pasaron once meses sin recibir salario.

Esto motivó que algunos se fueran de Troya, aunque otros quedaron allí a su suerte; porque el gobierno para llevar a efecto la liquidación de una UBPC le pone financiamiento, pero en este caso no ha ocurrido así y los funcionarios responsables del Ministerio de Agricultura alegaron que no existíarespaldo productivo y pese a las reclamaciones establecidas para el pago del salario -de los once meses no percibidos- por estos trabajadores agrícolas, todo parece indicar que ellos no van a ser resarcidos.

Cuando operaba el central en la localidad, los que allí residen contaba con una ambulancia, que pertenecía a la empresa azucarera desmantelada y ahora ya no tienen transporte sanitario; en la actualidad para trasladar a un paciente al Hospital Provincial Clínico Quirúrgico Docente Celia Sánchez Manduley de Manzanillo a unos 20 kilómetros de distanciaprimero hay que llamar al pueblopara que lo envíen, y si no es de gravedad no toman el pedido.

Los familiares de estos pacientes -no tienen otra alternativa- que hacer uso de un transporte particular los que cobran tarifas con precios muy elevados. 

Otra problemática que afecta a los pobladores de esta localidad es el crítico abastecimiento de agua potable, pues el bombeo es realizado cada seis días, lo que genera serias dificultades con la higiene y constituye un riesgo potencial de enfermedades y proliferación de vectores. 

La preocupación general de los que viven en Troya, está basada en la pregunta ¿cuándo existirán respuesta efectivas, para las apremiantes necesidades colectivas allí presentes?

 

 

Manzanillo, 19 de mayo de 2016.

 

 

PEOR DE LO QUE PENSABA

miércoles, 18 de mayo de 2016

Por: Martha Beatriz Roque Cabello 

El Centro Comercial “Plaza de Carlos III”, es uno de los más grandes de su tipo en la capital, en él se venden diferentes productos: alimentos, ropa, artículos del hogar, ferretería, misceláneas, etc. Está ubicado en la Avenida de Carlos III, rebautizada con el nombre de Salvador Allende; y que cuando se inauguró en 1836 se llamó Paseo de Tacón.

Esta calle en el centro de la Habana, colinda con otras muchas que también son importantes avenidas, como Reina, Belascoaín, Ayestarán e Infanta; y además del mercado se pueden ver edificios como el de la Sociedad Económica de Amigos del País, la Escuela de Veterinaria y la Gran Logia Masónica. En su época conectó estas calles con el Castillo del Príncipe.

Desde hace ya más de dos semanas, la zona está llena de policías, en particular todas las calles alrededor del Centro Comercial. El parqueo quedó prohibido y han desaparecido de la circulación las decenas de vendedores del mercado negro que ofrecían afuera lo mismo que se suponía hubiera en la tienda, pero que en realidad no se conseguía comprar dentro.

Cualquiera que necesitara adquirir artículos de ferretería, y no le fuera posible encontrarlo en el establecimiento comercial, podía dirigirse a cualquiera de los revendedores del mercado subterráneo, que hasta se lo ponen en la puerta de la casa. Era una completa red que incluía el servicio a domicilio.

Lo que pasa es que nadie cree que con el operativo que se ha desplegado en estos días se resuelva el problema del desabastecimiento en esta “shopping”. Y es que ya se va haciendo costumbre una y otra actuación como esta, con un gran despliegue policial, que limita durante algún tiempo las negociaciones, pero que es imposible de sostener por parte de la Policía.

Uno de los grandes errores del régimen, es que piensa que con represión se pueden solucionar los problemas; si bien es cierto que desde el punto de vista de las situaciones políticas han tenido algunos éxitos, en lo que se refiere a latrabas sociales los resultados no han tenido gran alcance y además no se han podido apuntalar.

Y es que durante muchos años se enseñó a este pueblo a no trabajar; pero además ve los ejemplos de los que están dirigiendo, de sus hijos, de sus nietos, en general de su familia y es como si se les inyectara una dosis de “vagancia”, por lo que en general la sociedad está muy corrompida y sobre todo los jóvenes.

Esta historia que quiero contar, para mí muy triste por cierto, me ha hecho pensar que la situación social es peor de lo que yo he imaginado y se queda muy por debajo de lo que acostumbro a explicar a los que quieren saber de Cuba.

Estaba en la tienda de Carlos III y caminando por el pasillo lateral que es donde se encuentran los “carritos” para montar y distraer los niños; un padre -con su hijo cargado en brazos- que estaba estacionado de pie, junto a una mesa de la cafetería, permitió que el infante, me diera dos piñazos seguidos en la cara, que me tomaron de sorpresa total, porque el muchachito tendría solo 3 años y era portador en esos momentos, de una gran ira, contra cualquiera. 

Los golpes hicieron que perdiera mi lente de contacto izquierdo y cuando reaccioné la criatura me gritaba una gran cantidad de obscenidades, diría mejor palabrotas, por lo que el padre le tapaba la boca con la mano, pero no dejaba de sonreír, porque al parecer consideraba una gracia lo que el muchachito estaba diciendo.

Me detuve un momento y él se acercó y le dijo de forma muy fuerte, pídele perdón a la señora; pero el niño no reaccionaba, su única preocupación era que lo dejaran de nuevo beber de la cerveza que tenía el padre sobre la mesa.

Ni corta ni perezosa le dije al joven: “Aquí no es donde le tienen que enseñar al niño buenos modales, es en la casa y no deben permitirle decir esa cantidad de malas palabras, que seguro repite porque las oye”. Él agachó la cabeza y volvió a su mesa, pero no dejó en ningún momento de darle su poquito de cerveza, para seguir estimulando la violencia que le despertaba al infeliz.

Estuve tentada de retratarlos, pero no lo hice porque me parecía igual que tomar una foto desnuda de alguien y es que la situación no fue más que una forma de despojo de la vida que tiene esa criatura en su casa.

Recordé enseguida las últimas noticias de internet, con videos de niños de uniforme bailando como si tuvieran sexo; la historia de violación infantil de La Cuevita, que conocía antes de verla publicada; los jóvenes teniendo sexo en el boulevard de San Rafael; el hombre desnudo actitudes depravadas en el aeropuerto; en fin una sucesión de problemas sociales que permiten evaluar lo que pasa en el país, ya que no son situaciones aisladas.

Sentí mucho dolor de constatar que la policía se desgasta alrededor del centro comercial con operativos contra los que venden en bolsa negra; que estaban los empleados mirando y que incluso los custodios de la tienda merodeaban el lugar y ¡nadie! ¡pero nadie!, pudo detener a ese hombre que se supone sea un padre, para que no le siguiera envenenando la sangre a su pequeño hijo con alcohol.

Quizás el lector pensará que yo pude haber hecho la denuncia, pero ese camino lo he transitado en varias ocasiones sin ningún resultado; solo me trae como consecuencias esperar horas en un cuarto en la Unidad de la Policía que corresponda, para que bajen las orientaciones sobre qué hacer; al final el esfuerzo es en vano, porque nada que provenga de un disidente es tomado en consideración, somos ciudadanos multiplicados por cero.

Me pregunto: ¿Qué pasaría en Estados Unidos de América, si hubiera en un lugar público una situación semejante a esta? Estoy convencida que los malos del norte no lo permitirían, por el valor que tiene para ellos un niño.

Esta sociedad me duele, y nosotros somos los que de forma pública estamos acusados de “contrarrevolucionarios” sin embargo el régimen que ha sido el vehículo impulsor de todas estas situaciones, se siente menor de edad con respecto a la enfermedad que tiene nuestro pueblo.

Se podrán hacer cambios, reconstruir el país, insertarlo en la economía mundial, pero el cáncer social está en etapa final y ha hecho metástasis; los que queremos la libertad y la democracia para nuestra Patria, tenemos que pensar cómo vamos a sanar este tejido social herido de muerte.

 

La Habana, 13 de mayo de 2016

DE SECRETOS Y GENERALES

martes, 17 de mayo de 2016

En el libro “Secretos de Generales” no aparecen entrevistas a muchos de los que hoy mueven los hilos del Poder en Cuba

 | 

(Foto tomada de internet)

(Foto tomada de internet)

LA HABANA, Cuba.- En 1996 fue publicado el libro “Secretos de Generales”, escrito por el fallecido periodista Luis Báez. Según explicó el propio autor en una nota, constituyó un homenaje al 40 aniversario del Ejército Rebelde. Contiene entrevistas a cuarenta y uno de estos altos oficiales, todos –en aquel entonces– de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) y dentro de los cuales hay una sola mujer, Delsa Esther Puebla Viltre, más conocida como Teté Puebla.

El prólogo lo escribió Raúl Castro, quien por aquella época fungía como ministro del ramo; y como era de esperar está dedicado al “Artífice del Moncada”, Fidel Castro.

Fue un libro bastante polémico y no se tienen noticias de que la editorial Si-Mar S.A. haya publicado otras ediciones.

Algunos de los protagonistas ya fallecieron y otros están defenestrados. El primero de todos, general de cuerpo ejército –único con este rango– Abelardo Colomé Ibarra (“Furry”), renunció a su cargo de ministro del Interior (MININT) por problemas irreversibles de salud. Como reconocimiento a su historial revolucionario, le fue otorgada la Orden por el Servicio a la Patria de Primer Grado.

Para sustituir a Colomé Ibarra y a propuesta de su Presidente, el Consejo de Estado dispuso designar al general de división Carlos Fernández Gondín, que ocupaba el cargo de vice ministro primero de ese organismo y que también es miembro del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y Diputado a la Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP). Pero Fernández Gondín no está dentro de los entrevistados en el libro; tampoco quien lo sustituyó, el vice almirante Julio César Garandilla Bermejo, quien con antelación era jefe de la Dirección de Contrainteligencia Militar de las FAR y que la voz popular considera un hombre de toda confianza de Raúl Castro. Bermejo ocupa cargos en el Comité Central y en la Asamblea Nacional del Poder Popular.

Como ha venido sucediendo desde 1989, en que se radicaron las Causas No.2 y 3, por corrupción y narcotráfico, contra un grupo de altos oficiales de las FAR y el MININT, se determinó inundar este segundo organismo con oficiales del primero, dándole un papel preponderante –desde entonces– a las Fuerzas Armadas. Tanto fue así que en aquella época se corrió el comentario de que se crearía el Ministerio de Defensa, con la fusión de ambas instituciones, algo que no prosperó.

Volviendo al tema del libro, habría que decir que pasados 20 años, dos generaciones de cubanos de los que vivimos en la Isla, no se recuerdan nombres que fueron muy conocidos en esa época, como Sixto Batista Santana –que estuvo al frente de los Comités de Defensa de la Revolución– o los hermanos Enrique y Rogelio Acevedo González, este último destituido de su cargo de presidente de la Aeronáutica Civil. Incluso personas más viejas, vinculadas a la política, no son capaces de decir si estos generales están vivos o muertos y, de encontrarse aún entre nosotros, se desconoce si mantienen sus grados o si están ocupados en alguna labor en específico.

El secretismo es algo que ha caracterizado el comportamiento del régimen durante todo el tiempo en que ha tenido el poder, es por eso que aunque la propuesta del libro se basa en poseer información “desclasificada”, las memorias “terroristas” que relatan la mayoría de los generales ha hecho que no forme parte de la historia que quiere contar en este momento “un régimen de paz y unidad”.

No obstante, en la actualidad no hay que llegar a General y bien se puede controlar el Poder desde las sombras.

Tal es el caso del coronel Alejandro Castro Espín, hijo del General-Presidente, que dirige el muy poderoso Consejo de Defensa y Seguridad Nacional, una institución funcional que no tiene estructura legal y en estos momentos le están subordinados el MINFAR, el MININT; así como los Ministerios de Relaciones Exteriores y Comercio Exterior e Inversión Extranjera; además juega un papel decisivo con relación al resto de los organismos estatales, cuando de seguridad nacional se trata.

Algunos analistas se han podido percatar que el proceso de restablecimiento y normalización de las  relaciones diplomáticas Cuba-Estados Unidos ha sido diseñado, ejecutado y controlado por el Consejo de Defensa y Seguridad Nacional, teniendo como cara pública al vice jefe de esta institución, el Dr. Abel Enrique Márquez Santamaría, abogado y máster en relaciones internacionales.

Fue también ese “team” el que gestó y ejecutó el intercambio humanitario de prisioneros que alcanzó a los cubanos Gerardo Hernández, Ramón Labañino y Antonio Guerrero, quienes cumplían penas en cárceles en Estados Unidos, a cambio del norteamericano Alan Gross y el cubano Rolando Sarraff, ambos sujetos a cumplimiento de sanciones impuestas por espionaje y otros delitos conexos.

Basándose en la “confidencialidad”, tampoco hay referencias de los constantes encuentros bilaterales Cuba-Estados Unidos previstos en la agenda concertada para el proceso de normalización de las relaciones diplomáticas que han dado vías a la “Comisión Bilateral”, con una amplia agenda de temas, susceptibles de incorporar los que sean procedentes y propuestos por las partes.

Las estructuras de poder están fuera del alcance del derecho ciudadano, quienes manejan las cuerdas detrás de las bambalinas –tanto de las relaciones internacionales como de la seguridad nacional y la economía– no han sido desclasificados como los generales del libro de Báez; aunque no lleguen a tener altos rangos militares, sí tienen en sus manos el destino del país.

Eran las 3 de la tarde del domingo cuando tocaron la puerta de mi casa. En una pequeña moto de la Seguridad del Estado llegó un oficial
 |  

De izquierda a derecha, Jorge Olivera, Martha Beatriz Roque y José Daniel Ferrer, miembros del Grupo de los 75

De izquierda a derecha, Jorge Olivera, Martha Beatriz Roque y José Daniel Ferrer, miembros del Grupo de los 75

LA HABANA, Cuba.- Eran las 3 de la tarde (la hora en que mataron a Lola) del domingo cuando tocaron la puerta de mi casa. En una pequeña moto de las que usa la Seguridad del Estado llegó un oficial con el uniforme de Inmigración y Extranjería. Sin preguntarme si era la persona indicada, me extendió un documento de “Citación Oficial” para el día siguiente y me dijo que en la oficina me explicarían el motivo.

¡Cuál no sería mi sorpresa al ver que el documento contenía mi dirección actual! Recién me mudé y ni siquiera había actualizado mi carné de identidad. Casi al mismo tiempo una amistad de Miami me llamó para confirmar que de los once miembros que quedamos en Cuba del Grupo de los 75, habían citado a siete.

La primera persona que llamé fue a Arnaldo Ramos Lauzurique y me dijo que el mismo personaje que me visitó se acababa de ir de su casa, citándolo para las 9 de la mañana del lunes en las oficinas de este organismo que se encuentran en Factor y Final, en el Nuevo Vedado.

Conversé con cada uno de los involucrados, quedando el requerimiento –después de Arnaldo- en el siguiente orden: 10 AM, Eduardo Díaz Fleitas (Pinar del Río) y Félix Navarro (Matanzas); en la capital mi turno fue a las 11 AM; Oscar Elías Biscet a la 1 PM; Héctor Maseda a las 3 PM y Jorge Olivera Castillo a las 4:30 PM.

También tuve oportunidad de hablar con 3 de los 4 a los que no habían citado: José Daniel Ferrer, Librado Linares e Iván Hernández Carrillo. No pude contactar con Ángel Moya hasta casi las 9 de la noche, porque se encontraba arrestado.

Al día siguiente, la conversación con los oficiales de Inmigración duró apenas unos minutos. A todos nos dijeron lo mismo, en La Habana nos atendió el mayor Orestes Rodríguez Bello y en Matanzas el mayor Monzón. En síntesis, lo planteado fue que por una vez de forma excepcional podríamos viajar y regresar al país, debido a que durante la licencia extrapenal nos habíamos portado bien. Pero una vez que regresáramos del viaje cuando volveríamos a ser ‘presos’ y mantener el mismo status.

Algunos de nosotros hemos decidido viajar, aunque es significativo que cinco somos de la tercera edad y dos por encima de 50 años.

El mismo día 22 de febrero me dirigí a las oficinas de Inmigración y Extranjería de mi municipio para marcar en la cola y, durante el tiempo de espera, aproveché para ir a dos Agencias Bancarias a tratar de comprar el sello de 100 CUC que vale la elaboración del pasaporte. Todo fue en vano, sendas colas de unas cien personas adornaban la entrada de cada Banco.

Ahora solo hay que esperar que esté elaborado el pasaporte, en estos momentos el tiempo de demora es de 20 días naturales.

Esta autorización ha sido toda una violación de lo establecido en el Decreto Ley 302/12 que modifica la Ley de migración en su artículo 25: “Toda persona que se encuentre en el territorio nacional no puede salir del país mientras se encuentre comprendida en alguno de los supuestos siguientes: b) Tener pendiente el cumplimiento de una sanción penal o medida de seguridad, excepto en los casos que se autorice de forma expresa por el tribunal”. En ningún momento se nos entregó un documento oficial que garantice que vamos a poder regresar al país.

La mayoría coincide que es un regalo a Obama de parte del régimen, por su próxima visita, pero con las mismas características de la liberación de los 53 presos políticos en 2014. Es uno de sus ardides para aparentar concesiones sin tener que sacar mucho del bolsillo.

Habría que señalar que Héctor Maseda declinó la autorización, porque considera que si no podemos salir todos, él no lo hará. También Félix Navarro ha dicho que no viaja fuera del país mientras exista la dictadura.

Hay que respetar todos los criterios, pero también es necesario trabajar para que los cuatro a los que no se les ha otorgado ni siquiera el permiso de salir una vez, puedan hacer uso de esta migaja.

SE VAN A ACABAR LAS MEDIDAS INVENTADAS

martes, 16 de febrero de 2016

Los cuentapropistas deberán poner las barbas en remojo

 | 

(Foto: cubadebate.cu)

(Foto: cubadebate.cu)

LA HABANA, Cuba.- Unificar las unidades de medidas ha sido considerado como una meta importante en casi todos los países del mundo. En Cuba, al igual que la mayoría de los naciones europeas se adoptó el sistema métrico decimal, que tiene como base en unidad de longitud el metro, sus múltiplos y submúltiplos; el litro para la capacidad y la masa la define el kilogramo.

Cuando se va a una tienda de divisa a adquirir, por ejemplo tela, se la venden en metros; si se trata de combustible, el precio es por litro y los alimentos en kilogramos. Ahora bien, no ocurre lo mismo  con los productos racionados por la mal llamada “libreta de abastecimiento”, donde se mantiene –de forma contradictoria– la libra y la onza como unidades de medida.

En medio de la difícil situación monetaria por la que atraviesa el país, de la cual el pueblo es copartícipe, se han hurgado todas las posibilidades para terminar con la oferta y la demanda en la venta de productos agrícolas y comenzar a topar los precios de algunos de ellos, según solicitó un Diputado a la Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP) en su último período de sesiones.

Ya el país ha pasado por esta historia, que trajo una gran carencia de productos del agro y un fuerte mercado negro, que comenzaba desde los mismos lugares de producción; por lo que en el VI Congreso del Partido Comunista de Cuba, en uno de sus lineamientos se decidió que los precios de este mercado estarían regidos por la oferta y la demanda.

En medio de estas tribulaciones apareció alguien que se acordó del Decreto 25 que regula los instrumentos de medición y comenzaron a discutir en una Comisión de la antes mencionada sesión de la ANPP sobre la forma en que se despachan los productos por parte de los cuentapropistas y lo que significa en pérdidas para el pueblo.

Las amas de casa desde hace muchos años están acostumbradas a comprar en sobres de nylon, por ejemplo, los frijoles, que se adquieren bastante limpios de piedras y otras suciedades en pequeños envases de a una libra. Otros productos como el ají y el ajo se venden también en paqueticos preparados con antelación ,y los vasos de helado vacíos sirven como unidad de medida para ofertar limones, tomates de cocina, quimbombó y otros productos.

Pero en estos momentos eso es algo que viola las Resoluciones que se establecieron por los diferentes organismos estatales, para las unidades de medidas de los productos a partir del antes mencionado Decreto 25. No obstante, habría que volver a la libreta de racionamiento oficial, a partir de la cual el aceite se vende a granel y se vacía en cualquier tipo de envase que lleve a la bodega el consumidor. Lo que permite “reflexionar” con respecto al régimen: “Haz lo que yo digo y no lo que yo hago”.

También están cuestionando los instrumentos de medición de los agromercados, las básculas que todos conocemos como “pesas”. Se plantean que no están exactas y no se puede estipular bien la masa de los productos que en ella se mide. Habría que visitar las bodegas de todo el país e incluso verificar las instalaciones de venta en divisas para que se pueda percibir que lo de los trabajadores por cuenta propia es nada si se compara con la comercialización estatal. A estas alturas nos acordamos de Sancho Panza, el escudero de Don Quijote, que en uno de sus populares refranes le expresó a su señor: “Dijo la sartén a la caldera: Quítate allá ojinegra”.

Nadie puede hacerse una idea de los años que tienen de servicio la mayoría de estos instrumentos de medición y las pocas veces que son reparados y regulados. Pero el Estado es menor de edad y siempre la culpa cae en cualquiera, menos en la oficialidad. Los diputados se dan el lujo de discutir, en el poco tiempo en que se reúnen, roblemas como este sin ninguna solución para el pueblo, porque –sin dudas– si existe alguna salida estaría en manos del Estado “benefactor” y de los organismos encargados al efecto, los que deben facilitar la adquisición de estos instrumentos de medición y además velar porque se usen de forma correcta.

Una vez presentado el problema de forma pública los cuentapropistas tienen que poner las barbas en remojo, porque al igual que están en guerra contra los precios, entrarán en la batalla los envases y las pesas, para decirlo de la forma en que lo haría un periodista oficial.

Sin embargo todo el mundo tiene la misma respuesta para esta pregunta: ¿Quién enseñó a poner precios altos a los productos? No hay dudas que el propio Estado, que vende en las tiendas de divisa mercancías –como promedio– entre 3 y 5 veces por encima de su costo y de otras hace imposible su adquisición, incluso para bolsillos que reciben remesas de sus familiares en el extranjero.

De todo lo anterior se desprende que en los próximos meses, tendremos mucha escasez de productos del agro y se vaciarán aún más los bolsillos de los cubanos de a pie, tratando de conseguir alimentos para satisfacer sus necesidades diarias.




La ministra de Justicia, María Esther Reus, ha decidido desde su oficina con aire acondicionado cómo debían realizarse las actividades de los Registros de base

 |  

Oficina de Registro Civil en Cuba (escambray.cu)

Oficina de Registro Civil en Cuba (escambray.cu)

LA HABANA, Cuba.- Si se llegase a celebrar el próximo VI Congreso del Partido Comunista de Cuba, en el mes de abril, el gobierno cubano ya tendría adelantado el tema de los lineamientos, pues han dado a conocer recientemente que, de los acordados en el pasado congreso, ha sido cumplidos solo el 21%.

No debió haber sido tarea fácil poder llegar a esta cifra, porque ninguno de estos lineamientos tiene acotada una fecha de ejecución. Sin embargo el hecho de conocer cómo ha sido el desempeño partidista entre un evento y otro, ya es un logro, porque en la celebración del V Congreso se olvidaron por completo de los acuerdos económicos tomados en el anterior y ni siquiera hicieron mención a ellos, quedaron guardados en cualquier gaveta.

Ejemplos como este permiten que se marquen estilos de trabajo para el resto de las organizaciones que pueden seguir el patrón de lo que hace –o deja de hacer- la entidad con mayor rango de dirección del país.

Ya en la era de Raúl Castro (quien, por suerte para los cubanos, no es de mucho hablar en público y menos improvisar) hubo un cambio con relación a la escuela de su hermano Fidel, que se pasaba horas parloteando, ofreciendo villas y castillas que nunca se vieron llegar.

El pueblo se acostumbró a esta forma de politiquería y la tuvo que aceptar sin remedio, aunque en el fondo supiera que eran mentiras para alimentar el ego del dictador.

La mayoría de los actuales dirigentes, al parecer, han estudiado en esta “universidad” y se han graduado con honores; es como si con una varita mágica se pudieran solucionar los problemas, que además acumulan años de creados y afectan al pueblo.

Un ejemplo bien reciente es la legislación referida al Sistema de Registros Públicos, que comenzó con el Decreto Ley 335/15 al cual se le añadieron tres resoluciones complementarias a la firma de la Ministra de Justicia. Estas son: resolución 249/15 Reglamento de la Ley del Registro del Estado Civil; resolución 250/15 Términos para la prestación del servicio notarial; y resolución 251/15 Funcionamiento y la prestación de los servicios de los Registros del Estado Civil.

Mucho antes de que Cuba fuera República, funcionaban los Registros Civiles. Todo lo que afectaba al estado civil de las personas se ponía en notas al margen de la inscripción de nacimiento, que quedaba registrada en enormes libros, en los que se escribía con una letra elegante.

Como es natural, el desarrollo trajo la máquina de escribir y también la computadora, pero allí estaban los ancianos libros dando su apoyo. En un momento comenzaron a escasear el papel carbón, los bolígrafos, los lápices tinta, y la consecuencia fue que se dejó de escribir la historia civil de cualquier ciudadano al margen de su inscripción de nacimiento.

Aquellos “escribanos” con bonitas letras de adorno se convirtieron en oficinistas con poca calificación y muchas faltas de ortografía. El sistema del Registro Civil cayó en crisis, porque no se invirtió en él para actualizarlo y modernizarlo.

La ministra de Justicia, María Esther Reus, decidió desde su oficina con aire acondicionado cómo debían realizarse las actividades de los Registros de base. A partir del 4 de enero de 2016 se suponía que se recibieran –desde el punto de vista social- las mejorías.

Sin embargo, el Noticiero de la Televisión Cubana mostró, en días recientes, el Registro del Estado Civil del municipio Cerro. Sus empleados se ven sufriendo mientras trabajan, el estado constructivo del inmueble es pésimo. Se caen los pedazos de techo, el local se filtra y ya no tienen dónde ubicar los viejos y pesados libros de Registro, que están destruidos de forma visible. Ni tan siquiera tienen asientos decentes donde las personas puedan sentarse a esperar la solución de los documentos que allí solicitan.

Los periodistas del noticiero pudieron haber visitado también el Registro Notarial que se encuentra ubicado en las calles Infanta y Valle, en esta capital, donde se guardan los protocolos de los notarios que se retiran, se van del país e incluso dejan de ejercer la profesión. Esta edificación está en un estado deplorable y también allí sus archivos se están perdiendo.

Hago referencia solamente a dos puntos en la capital, pero por todos es bien conocido que en el interior del país las cosas son aún más difíciles de resolver.

¿Cómo es posible pensar en digitalizar un servicio que se cae a pedazos? Legislar al respecto no es más que una forma de ganar tiempo, porque el problema no es llenar cuartillas, en primer lugar habría que conservar los libros de Registros y llevar a cabo inversiones que permitan recuperar el valor del sistema.

Seguidores

Sigue a Martha Beatriz en Twitter @marthabroque

Desde Cuba en defensa de la Libertad

Desde Cuba en defensa de la Libertad

Martha Beatriz Roque

Martha Beatriz está en Facebook- Hazte partidario

Quién es Martha Beatriz Roque

La economista cubana Martha Beatriz Roque Cabello es fundadora del Instituto de Economistas Independientes de Cuba y líder de la Asamblea para Promover la Sociedad Civil.
Martha Beatríz Roque fue arrestada por segunda vez durante la más reciente ola represiva desatada por el régimen castrista en marzo del 2003 y fue la única mujer condenada a 20 años de prisión y confinada a la Prisión de Mujeres “Manto Negro” en La Habana, en una celda aislada de máxima seguridad. Después de meses sin recibir asistencia médica para sus problemas de salud incluyendo mareos, parálisis en el lado izquierdo del cuerpo, dolores en el pecho, desorientación, vómitos, diarrea, y sangramientos por la nariz y gracias a la presión internacional, fue finalmente transferida al Hospital Militar Carlos J. Finlay en La Habana en agosto del 2003, donde le diagnosticaron diabetes, y otros problemas. Finalmente fue liberada mediante un alta médica el 22 de julio de 2004 . Actualmente vive en su domicilio con "Licencia extrapenal por motivos de salud", pero sobre ella continúa vigente la condena de 20 años de prisión.Este Blog ha sido creado para publicar toda la información, artículos, denuncias y reflexiones que a riesgo de su propia vida siguen saliendo desde su mesa de trabajo en La Habana- Cuba.

Buscar este blog

Cargando...

Atribuciones

Archivo del blog

Ultimas Noticias de la RCCC

Reportaje a Martha Beatriz