Content feed Comments Feed

MENOS “AUTOCRÍTICAS”, MÁS SOLUCIONES

viernes, 23 de febrero de 2018

Los que gobiernan Cuba pueden llegar a “sincerarse” para hablar de los problemas, pero no resolverlos


Viernes, febrero 2, 2018 | Martha Beatriz Roque Cabello 

Asamblea Nacional del Poder Popular (parlamentocubano.cu)


LA HABANA, Cuba.- Desde el comienzo de este año, el régimen ha publicado algunas críticas —suaves— en su prensa oficial, pero al ser tan pálidas pierden la objetividad y como siempre exoneran de culpa a los responsables de toda la desgracia que tiene este país. Entre ellas resaltan: en la producción, los fósforos, en los servicios, los necrológicos y en la economía, la inversión extranjera.


Cada día que pasa se suma algo más a las escaseces ya existentes. La del papel sanitario es algo ya bien conocido, de la cual dijeron se solucionaría en noviembre del año pasado, pero como Julio Iglesias cantó, “la vida sigue igual”, y cuando se consigue alguno es de importación, lo que encarece su adquisición. Hace unos días comenzó el problema con la sal, a pesar que Cuba es una isla, rodeada de mar por todas partes, la gente anda loca buscando este producto. La falta de medicinas, almohadillas sanitarias (conocidas como “íntimas”), viandas, vegetales, la pérdida de la carne de puerco después de las fiestas de fin de año, y demás productos desaparecidos, hacen el complemento.


Entre todas estas carencias están los fósforos, que tienen dos aristas en el dilema: racionados y de mala calidad. Cuando los venden en las “bodegas”, la distribución es de una caja por persona del núcleo familiar, pero no tienen un tiempo fijo para su abastecimiento. Hay cuatro fábricas de cerillos en el país, ubicadas en Pinar del Río, Camagüey, Santiago de Cuba y Guantánamo (la de Bauta que los producía de madera, está paralizada hace cuatro años). Según explicó la directora general de la Empresa Nacional del Fósforo, el problema principal consiste en que el equipamiento con el que se cuenta tiene más de 60 años; lo que implica que después de la “revolución”, no han hecho ninguna inversión en esta industria.


Rallar un fósforo es un peligro, porque durante el proceso, las cabezas saltan para donde quiera y la lija en ocasiones se enciende. Aunque de forma oficial se ha dicho que solo se aprovecha el 10% de la caja de 70 unidades, es una cifra bastante soñadora.


Según plantean, en estos momentos están estudiando cómo elaborar las piezas de repuesto para las maquinarias, pero —distribuyéndose las culpas— no faltó decir que el Ministerio de Comercio Interior, almacena las cajitas en lugares húmedos y las conserva durante períodos más largos que su vencimiento, para lo cual la solución óptima es “tratar” de insertar en las cajetillas la fecha en que expiran para que la población haga uso de sus facultades y “exija” un producto dentro de los estándares. ¡Cómo si el cubano pudiera reclamar algo al Estado!


Aunque de forma general los servicios en el país pueden calificarse de ineficientes, lo que sucede con los familiares de las personas que fallecen es una total falta de respeto, por el nivel de indolencia que tienen los servicios necrológicos, que van desde el momento que la persona muere hasta que la entierran. Es tanta la desidia que el periódico “Granma”, dedicó dos páginas para tratar de justificar lo “inaceptable”.


Se podría empezar por el traslado del cadáver para la funeraria y el tiempo de espera, ya sea en el hospital o en otro lugar que se haya producido el deceso. Los cadáveres no se tratan con el respeto debido, siempre por problemas materiales; no hay sábanas para envolverlos y se les pone encima cualquier cosa, aunque esté sucia. Los sarcófagos están tan mal elaboradas que existe la posibilidad que el occiso se salga de la misma. Muy recientemente estuve en presencia de una que tenía una horrible marca de números, los familiares trataron de quitárselo hasta con acetona, pero fue imposible.


No siempre se le puede ofrecer al fallecido una corona o un arreglo floral, porque los servicios de florería no lo garantizan, hay momentos en que racionan las ofrendas por difunto. Tiene que tener suerte para que le toque la funeraria más cercana; hace apenas unos días, falleció la mamá de un vecino y lo enviaron a la funeraria de Managua, muy lejos del reparto donde vivimos, por lo que él decidió velarla en la casa, ya que el transporte está malo y los allegados no podrían asistir con facilidad a las honras fúnebres; pero para tener derecho a los taxis (viejos autos Lada) que van detrás del cortejo al cementerio, tenía —de todas formas— que pasar el cadáver por la funeraria.


Durante el tiempo del velatorio, también la familia tiene lo suyo: hay problemas hasta para conseguir café (aguado) para poder brindar a los que allí pasan la noche, inadecuadas condiciones de iluminación, baños sucios y malolientes, falta de un mobiliario adecuado, en algunos casos hasta poca ventilación. En fin, un sinnúmero de cosas que afectan a los que en ese preciso momento tienen un gran dolor.


El propio Órgano Oficial del Partido Comunista de Cuba señala que, en el en año 2015, la Comisión de Salud y Deportes discutió toda esta problemática. Ya termina el mandato de los diputados que hace dos años debatieron el tema, y nada se ha solucionado; por el contrario, aumentan las deficiencias con el crecimiento de la corrupción.


Por último, se anuncia con bombos y platillos la cartera de inversiones, hasta ahora sin mucho éxito por inconvenientes como la dualidad monetaria, los diferentes tipos de tasas de cambio y la falta de liquidez. El régimen añade a estos obstáculos la lentitud para las negociaciones, exigua preparación de las entidades receptoras para concertar contratos, así como que la capacitación de los empresarios y la mentalidad de los ejecutores no se corresponde con las mentes abiertas que se necesitan.


En esta crítica, que incluso fue hecha por el propio Raúl Castro, se puede constatar cómo quieren enmarcar las inversiones en diferentes esferas, a conveniencia de la dictadura, algo con lo cual los que tienen que poner el capital no están de acuerdo.


El común denominador es que no se encuentra una solución para cada una de estas problemáticas, que, aunque se dejen saber de manera pública, en el momento en que la mayoría de la sociedad protesta, siempre está la justificación detrás. Quieren hacer ver que tienen todo el conocimiento de lo que se pudiera hacer, pero eso no basta, porque no se materializan respuestas concretas.



Seguidores

Sigue a Martha Beatriz en Twitter @marthabroque

Desde Cuba en defensa de la Libertad

Desde Cuba en defensa de la Libertad

Martha Beatriz Roque

Martha Beatriz está en Facebook- Hazte partidario

Quién es Martha Beatriz Roque

La economista cubana Martha Beatriz Roque Cabello es fundadora del Instituto de Economistas Independientes de Cuba y líder de la Asamblea para Promover la Sociedad Civil.
Martha Beatríz Roque fue arrestada por segunda vez durante la más reciente ola represiva desatada por el régimen castrista en marzo del 2003 y fue la única mujer condenada a 20 años de prisión y confinada a la Prisión de Mujeres “Manto Negro” en La Habana, en una celda aislada de máxima seguridad. Después de meses sin recibir asistencia médica para sus problemas de salud incluyendo mareos, parálisis en el lado izquierdo del cuerpo, dolores en el pecho, desorientación, vómitos, diarrea, y sangramientos por la nariz y gracias a la presión internacional, fue finalmente transferida al Hospital Militar Carlos J. Finlay en La Habana en agosto del 2003, donde le diagnosticaron diabetes, y otros problemas. Finalmente fue liberada mediante un alta médica el 22 de julio de 2004 . Actualmente vive en su domicilio con "Licencia extrapenal por motivos de salud", pero sobre ella continúa vigente la condena de 20 años de prisión.Este Blog ha sido creado para publicar toda la información, artículos, denuncias y reflexiones que a riesgo de su propia vida siguen saliendo desde su mesa de trabajo en La Habana- Cuba.

Buscar este blog

Atribuciones

Archivo del blog

Ultimas Noticias de la RCCC

Reportaje a Martha Beatriz