Content feed Comments Feed

BOLSILLOS VACÍOS PARA EL TRABAJADOR CUBANO

viernes, 22 de enero de 2016


A pesar de que el gobierno alardea de un supuesto crecimiento de la economía

 | 

estudiante-dinero-bolsillos-vaciosLA HABANA, Cuba.- Al pago que recibe de forma periódica cualquier trabajador como retribución por cierta actividad productiva, se le denomina salario. Es lo que define la relación contractual de un empleador y un empleado. La remuneración salarial es uno de los aspectos que influye más directamente en la vida diaria de los empleados; para los dueños además de ser un elemento del costo, es un medio que permite motivar a los trabajadores. Sin embargo, para estos últimos representa el nivel de vida que pueden tener.

Con el supuesto fin de hacer cumplir estos postulados, el régimen puso en vigor la Resolución 17, de abril de 2014 del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, también para eliminar restricciones administrativas y estimular el incremento de la productividad del trabajo a partir del pago por rendimiento. No obstante, durante el tiempo transcurrido no se han observado resultados positivos de la aplicación de este instrumento legislativo. Por el contrario, muchas quejas por parte de la clase obrera.

Habría que señalar algunas contradicciones con la realidad que se pueden constatar al revisar los Resuelvo de esta Resolución. Por ejemplo, el Quinto establece:

“Para la aplicación de las formas de pago por rendimiento deben cumplirse los requerimientos siguientes: a) organización del trabajo que garantice la utilización racional de la fuerza de trabajo; b) existencia de los registro del cumplimiento de los indicadores y de los resultados del trabajo y c) control de la calidad del trabajo realizado.”

Cualquiera que tenga un poco de conocimiento de lo que sucede en la economía cubana se puede percatar que nada de esto es factible en la mayoría de las empresas; porque precisamente lo que conlleva a la falta de productividad es el descontrol administrativo. A esto hay que adicionarle la falta de contabilidad, algo que en el lenguaje virtual del régimen han dado por llamar “contabilidad no confiable”.

Pero el colmo se legisla en el Resuelvo Noveno, que incluye la suspensión del sistema de pago si en una auditoría la entidad recibe la calificación de Deficiente o Malo. Y es que cada vez que la Contraloría General de la República emite un comunicado público sobre el final de cualquier comprobación a empresas estatales, los resultados son desastrosos, por encima del 80% de los que han sido auditados han sido calificados de Mal.

Este es el intríngulis que ha hecho de la Resolución algo impopular entre los trabajadores, porque, por el contrario de lo que se esperaba, los ha afectado económicamente. Solo por poner un ejemplo, se puede hacer mención de empleado del Sistema de Investigaciones y Proyectos, del cual se conoce que cobraba mensualmente unos 2350 pesos y en la actualidad, después de reestructurado el sistema de pago para implantar este proceso, percibe entre 225 y 250 pesos.

Al parecer, al firmar esta legislación a la ministra Margarita González Fernández se le olvidó que existen serios problemas a nivel nacional para cumplir los planes, por la falta de suministro de materias primas y materiales, rotura de equipos, inversiones que no maduran y el burocratismo entre otros elementos que hacen ineficiente el sistema empresarial y por consiguiente actúan en contra del pago por rendimiento.

No se puede aprobar una Resolución desde un buró, sin conocer lo que pasa en la base, las entidades no están preparadas para atemperar lo legislado, porque en cualquier empresa falta mucho desde el punto de vista organizativo.

Cabe entre otras cosas responsabilizar a los que dirigen el movimiento obrero, porque no tienen el interés ni el conocimiento de los asuntos económicos. Esto ha traído como consecuencia, según expresó el Secretario General de la Central de Trabajadores de Cuba, en el 98 Pleno de esta institución, que muchos trabajadores abandonen sus plazas, no solo por los bajos salarios, sino también por malas condiciones para el desempeño de sus funciones.

Aunque en la pasada reunión ordinaria del Consejo de Ministros, efectuada el 19 de diciembre de 2015, la Ministra del ramo defendió con vehemencia la letra de esta Resolución y aportó argumentos como que en el primer semestre de ese año la productividad del trabajo se incrementó en un 30% y el salario medio de los trabajadores ascendió a 696 pesos, en la práctica nadie ve esto en sus bolsillos y mucho menos en el incremento del nivel de vida y en las posibilidades de aumentar y mejorar la canasta familiar.

Por su parte, en esta misma reunión Raúl Castro convirtió el problema en una situación militar, cuando enfatizó que había que tener exactitud en el impacto de las medidas de carácter estratégico, porque el salario es estrategia.

Todo parece indicar que los economistas que han definido el salario, como por ejemplo Paul A. Samuelson (Premio Nobel de Economía en 1970) y William D Nordhaus, tienen que reestudiar sus efectos en el nivel de vida del pueblo para darle el “carácter estratégico” del que habla el dictador. Y es que de buenas intenciones está lleno el camino hacia el infierno. Entonces se sigue cumpliendo el refrán popular: “Yo me hago el que trabajo y tú te haces el que me pagas”.

2016: MÁS DE LO MISMO

lunes, 11 de enero de 2016

El inicio del año 2016 no trae aparejado alguna esperanza para el pueblo cubano

 |  


Vista aérea de Centro Habana (foto tomada de internet)

Vista aérea de Centro Habana (foto tomada de internet)

LA HABANA, Cuba.- El primer día de enero tuve una experiencia que quizás serviría para definir lo que pasará en el resto del año. Apenas me había despertado, a media mañana, sintonicé el canal Telesur, que pasa unos cintillos con noticias que muchos leen para actualizarse. De pronto, la locutora del noticiero –como primera información– dijo: “Los cubanos se han desbordado a las calles de la capital para celebrar el triunfo de la Revolución”. Entonces pensé que aún estaba dormida y que había perdido el concepto abstracto de lo real.

Sin embargo mi organismo no estaba en estado de reposo, sino en vigilia, con una buena respuesta ante los estímulos externos; por lo que decidí salir al balcón de mi apartamento, ubicado en el centro de la ciudad. Al igual que la noche del año viejo, había una gran calma, apenas alguien caminaba por la calle y el tránsito de vehículos automotor tendía a cero.

Entonces rebajé en mi interior el porciento de credibilidad que doy a lo que dice este canal televisivo que tiene accionistas de varios países donde gobierna la izquierda latinoamericana.

La realidad es que tanto la despedida del viejo año como el advenimiento del nuevo, estuvieron rodeados de una gran tristeza por parte del pueblo. Apenas hubo música en algunas casas y el espíritu de fe en lo venidero que rodea la fecha, no se hizo sentir. Se cumplió la tradición por algunas personas –incluyéndome– de tirar agua por los balcones; así como dar la vuelta a la manzana con una maleta, para pedir salir del país; pero también lanzaron muchas botellas, lo que se tornó en un peligro. A pesar de las advertencias oficiales se pudieron oír algunos tiros, aunque el ruido apenas duró unos cinco minutos.

Esta falta de entusiasmo se debe a lo que es de todos bien conocido: la situación económica en la isla es muy difícil. Hay grandes penurias a pesar que se ha anunciado oficialmente que el Producto Interno Bruto (PIB) creció en un 4%, lo que permitiría a cualquiera pensar que casi nadamos en la abundancia; sin embargo, no es así, y habría que añadir los problemas que vive el pueblo, agudizando cualquier estado de crisis desde el punto de vista monetario.

No hay dudas que los hacedores de políticas del régimen están colocados en una posición bien difícil.  Producto del encasillamiento –en lo que al sistema económico se refiere– las autoridades tienen enfrente un gran desafío, porque han estado recibiendo de vuelta señales mixtas y contradictorias sobre todo lo que sucede en la sociedad. Y aunque se hace muy difícil decidir las políticas a aplicar, su secuencia y en qué momento tomarlas, en una economía que requiere la liberalización para reproducirse han optado por mantener el mismo lenguaje arcaico de defender la soberanía y construir un socialismo próspero y sostenible que nunca llega.

Quizás lo más relevante que se pudo ver en la última Asamblea Nacional del Poder Popular, fue el pase de antorcha entre Raúl Castro y Marino Murillo, que hace pensar que el momento en que las cosas estén muy oscuras se le cortará la cabeza al Ministro de Economía y Planificación, igual que ha sucedido con otros dirigentes de la dictadura. Para algunos puede haber sido imperceptible, pero el General de Ejército le dijo a su súbdito algo así como que él estaría a su lado e inmediatamente el Ministro en su intervención le respondió –como una aclaración– “yo soy el que voy a estar al lado de usted”.

Algunos pueden darle una lectura de fidelidad a la respuesta. Otros, que han vivido las grandes “sacudidas de mata” que ha hecho la “Revolución” durante estos 57 años, consiguen pensar que “el zar de la economía” se estaba defendiendo de ser responsable de tamaño desastre y que es consciente de que en cualquier momento cae al piso; porque de lo que sí están claros los que reflexionan de una forma u otra, es que la culpa siempre caerá sobre alguien que no sea Raúl Castro.

Si bien es cierto que se ha planificado un 2% de incremento del PIB en el año 2016, también los balances materiales que presentó el Vicepresidente del Consejo de Ministros y titular de Economía y Planificación no admiten el más mínimo fallo porque él mismo lo calificó de una meta muy tensa. Lo que se puede traducir en la posibilidad que se termine el suministro de petróleo venezolano o que no se puedan obtener los créditos necesarios para el financiamiento, ya que la balanza del comercio exterior es negativa, que implica que se importa más de lo que se exporta.

La apreciación del dólar ha traído efectos negativos en las exportaciones cubanas, pero dentro de la Isla no se han dado por enterados de esta variación en el precio de la moneda y mantienen el cambio oficial a 0,87 por peso convertible (CUC), si bien en el mercado negro ha subido de 0,95 a 0,98 e incluso los que quieren abandonar el país lo compran 1 por 1.

Está programado celebrar en el mes de abril el VII Congreso del Partido Comunista de Cuba, pero podría posponerse, porque sería escandaloso no revisar la ejecución de los lineamientos y poco han traído al desarrollo económico y mucho menos a la economía del hogar, por lo que cabría pensar que además de remover de su cargo al “autor intelectual” de estas políticas, podrían darse un tiempo para tener que analizarlas de forma pública.

El inicio del año 2016 no trae aparejado alguna esperanza para el pueblo cubano, ni siquiera un compromiso por parte de la gerontocracia que se empeñó en explicar que se requieren crecimientos más altos y continuos por varios años de los valores creados, para poder descifrar una mejoría. Aunque la consigna oficial sea que el pueblo cubano sabrá vencer cualquier reto, para los ciudadanos de a pie se convierte en el dicho popular: “la vida sigue igual, como dijo Julio Iglesias al salir del hospital”.

EL CUENTO DE "la buena pipa"

domingo, 3 de enero de 2016

Las sesiones de la Asamblea Nacional cubana hacen recordar el cuento infantil

 | 

Asamblea Nacional del Poder Popular (foto tomada de internet)

Asamblea Nacional del Poder Popular (foto tomada de internet)

LA HABANA, Cuba.- Durante las reuniones de las diez comisiones permanentes de la Asamblea Nacional del Poder Popular, en el Sexto Período Ordinario de Sesiones de la Octava Legislatura, se mostraron por la Televisión Cubana algunas de las intervenciones que se hicieron sobre diversos temas, que pasan a la vista del cubano como una película que ya se proyectó y hace recordar aquel relato infantil que trata sobre lo que se repite una y otra vez: “El cuento de la Buena Pipa”. Solo bastaría analizar algunos de estos planteamientos que trascendieron al público para percatarse que no hay voluntad política para solucionar los problemas.

El ministro de Economía y Planificación, Marino Murillo Jorge, en su intervención en la Comisión de Asuntos Económicos, ha informado que el PIB (Producto Interno Bruto) creció en un 4% durante el 2015. Como justificación a que nadie haya visto ese aumento de bienes y servicios –y mucho menos se lo haya sentido el bolsillo del cubano medio–, Murillo dijo que no era muy perceptible porque el año pasado solo había tenido un 1% de incremento. Como colofón señaló que todas las ramas de la economía crecían, aunque algunas como la agricultura no cumplieron sus planes.

Entre otras revelaciones que se hicieron sobre lo que se discutió en las reuniones de las comisiones, se pueden señalar algunas de las que han tenido eco en la población, como el grupo que estudia los problemas jurídicos, cuyo Presidente declaró que el sistema judicial tiene que conocer al pueblo para poder juzgar a cualquier acusado; no obstante, no se hizo referencia alguna a los cientos de ciudadanos que ingresan en las prisiones sólo por decisión del Jefe de Sector de su comunidad, sin haber cometido delito y que pueden llegar a cumplir hasta cuatro años de privación de libertad, por “peligrosidad predelictiva”. Se debió explicar que lo que necesita el poder judicial, en primera instancia, es ser independiente del Estado.

La Comisión de industria, construcción y energía, informó que para el año 2016 la mayor parte de la inversión se concentrará en el turismo.

Se adquirirán unos 400 ómnibus, con una planificación similar para producir este tipo de vehículos en Cuba, mientras se repararán unos 300. Pero estas cifras son risibles con relación a la necesidad de transporte urbano e interurbano que tiene el país; no solo en la capital, que es donde más se percibe, sino a nivel nacional.

Mientras tanto el cubano de a pie se mantiene además sin solución para sus problemas de vivienda.

Otras intervenciones se refirieron a los cuentapropistas, que no tienen dónde adquirir al por mayor sus materias primas. Se les ha amenazado varias veces para que cumplan con las estrechas leyes establecidas y no compren en el mercado subterráneo, como se hace de forma general. Pero es que si no lo hacen así, dados los precios que existen en el mercado minorista estatal –el único autorizado a proveer a los cuentapropistas–, se encarece la oferta y los pequeños propietarios dejan de ser competitivos.

También se emitió alguna información sobre la actual zafra azucarera. A los trabajadores del sector cañero se les debe nada menos que 95 millones de pesos, lo que influye negativamente en la eficiencia de la contienda; además que, como no llovió, la caña no recibió suficiente regadío y está en desfavorables condiciones, por lo que se ha planificado que los rendimientos van a ser bajos y solo habrá un 1% de crecimiento en la producción de azúcar con relación al año anterior. Además el comienzo de la zafra también fue malo, ya que el central Boris Luis Santa Coloma, que se daba como terminado y listo para moler, con sus pruebas hechas de forma satisfactoria, tuvo un fallo técnico que lo paralizó. Lo que no se pudo saber es de quién es la responsabilidad, aunque conociendo cómo se justifica todo, seguro fue el “bloqueo” imperialista.

Podrían hacerse numerosos señalamientos más sobre lo que se ha decidido publicar, pero no hay nada que se diferencie de lo hasta aquí expuesto. Solo llamar la atención de que el XII Pleno del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, que sesionó con antelación a la Asamblea Nacional del Poder Popular, trató el tema de la “conceptualización” económica y social, una nueva acepción que se le ha dado a la palabra para decir que el Sistema Económico en el país no existe, que se dan golpes a ciegas para tratar de buscar soluciones momentáneas que aseguren en el presente “el poder”, porque ni siquiera pueden pensar en el futuro.

Desilusión y desesperanza son dos palabras que acompañan al cierre del año 2015 con respecto a lo que el porvenir le trae a los cubanos, y es que la dificultad más grande que existe es el sistema en sí mismo; el cual, por más que ha sido probado, no funciona.

Seguidores

Sigue a Martha Beatriz en Twitter @marthabroque

Desde Cuba en defensa de la Libertad

Desde Cuba en defensa de la Libertad

Martha Beatriz Roque

Martha Beatriz está en Facebook- Hazte partidario

Quién es Martha Beatriz Roque

La economista cubana Martha Beatriz Roque Cabello es fundadora del Instituto de Economistas Independientes de Cuba y líder de la Asamblea para Promover la Sociedad Civil.
Martha Beatríz Roque fue arrestada por segunda vez durante la más reciente ola represiva desatada por el régimen castrista en marzo del 2003 y fue la única mujer condenada a 20 años de prisión y confinada a la Prisión de Mujeres “Manto Negro” en La Habana, en una celda aislada de máxima seguridad. Después de meses sin recibir asistencia médica para sus problemas de salud incluyendo mareos, parálisis en el lado izquierdo del cuerpo, dolores en el pecho, desorientación, vómitos, diarrea, y sangramientos por la nariz y gracias a la presión internacional, fue finalmente transferida al Hospital Militar Carlos J. Finlay en La Habana en agosto del 2003, donde le diagnosticaron diabetes, y otros problemas. Finalmente fue liberada mediante un alta médica el 22 de julio de 2004 . Actualmente vive en su domicilio con "Licencia extrapenal por motivos de salud", pero sobre ella continúa vigente la condena de 20 años de prisión.Este Blog ha sido creado para publicar toda la información, artículos, denuncias y reflexiones que a riesgo de su propia vida siguen saliendo desde su mesa de trabajo en La Habana- Cuba.

Buscar este blog

Atribuciones

Archivo del blog

Ultimas Noticias de la RCCC

Reportaje a Martha Beatriz