Content feed Comments Feed


Alguns fotos:




Ineficiencia, palabra de orden

sábado, 27 de agosto de 2011

Por: Martha Beatriz Roque Cabello

En la primera página (de las 8 que tiene) el periódico Granma, órgano oficial del Partido Comunista de Cuba, el sábado 20 de agosto anuncia con un gran titular: “Mujeres representan el 66% de la fuerza laboral”, como si realmente pensaran que esto es un “logro” más de la mal llamada “Revolución”. Ante este importante anuncio cabría preguntarse: ¿y los hombres no trabajan? ¿dónde están ubicados? La respuesta puede estar entre estas opciones: presos, delinquiendo, tratando de salir del país, sin vínculo laboral o quizás entre los homosexuales y transexuales que tiene Mariela Castro –fuera de plantillas- para desfilar por las calles, sin que mencionarlo constituya un signo de homofobia.

Pero todas estas cavilaciones sólo duraron dos días, porque el 22 de agosto, igualmente en primera plana y en homenaje al Aniversario 51 de la Federación de Mujeres Cubanas, había un cintillo que decía: “La mujer constituye el 66% de la fuerza técnica y profesional”. Además añadía que son el 47,3% de los trabajadores del sector estatal. ¿Cuál de las dos ediciones dice la verdad?

Inmediatamente se llamó al periódico Granma contactando con la Redacción, allí contestó el teléfono una “compañera” que dijo estar de vacaciones y no saber nada, se le pidió que pusiera en la línea a alguien que no estuviera de vacaciones, pero no apareció persona alguna. La respuesta fue: “Llame dentro de una hora”.

Se repitió la comunicación telefónica y un “compañero” que dijo llamarse Pedro Viñas y trabajar en la Redacción Nacional, utilizó el plumero con que acostumbran a responder los “funcionarios” y dijo que había que repetir la llamada y pedir “Atención a los lectores”.

Después de todo este “peloteo” contestó una mujer, que se supone sea la que atienda, que quería que se volviera para atrás a hablar con la Redacción Nacional, a mucha insistencia, tomó nota para la reunión de las 4 de la tarde del colectivo de dirección. Se le recalcó –muy ladinamente- que: “era una vergüenza para el Partido Comunista, que pierde credibilidad en el mundo diciendo una cosa hoy y otra mañana”. Pidió el nombre de la persona que llamaba, el municipio y el teléfono. Todo le fue dado.

Como si fuera poco el Noticiero Nacional de Televisión, en su emisión de la 1pm del propio día 23, volvió a repetir la “super noticia” que el 66% de la fuerza laboral del país es femenina.

Si la capacidad de disponer de alguien o de algo para conseguir un efecto determinado es eficiencia, entonces se puede afirmar que el gobierno que detenta el poder en Cuba es ineficiente. Sin embargo, no se puede decir lo mismo con respecto a la eficacia, porque sí ha tenido la habilidad de lograr el efecto que desea o espera, en una gran parte de la población de la isla y es por eso que la gente tiene tanto miedo.

Durante más de 50 años, bajo la teoría filosófica del socialismo, radicalizada en una dictadura bipersonal, se ha tratado de mantener un sistema (si así puede llamarse) de organización social y económica, basado en la propiedad, administración y regulación por el Estado de las actividades, y en el control de la distribución de los bienes; el cual ha degenerado en un Frankenstein, que, gracias a los experimentos que ha realizado en todos los campos de la vida del país, ha logrado galvanizar a una indeseable criatura dentro de nuestra sociedad, compuesta por las teorías de diversos cadáveres políticos, entre ellos, Fidel Castro, el principal autor intelectual (aunque le hecha la culpa a José Martí) . Lo más triste es que, la trágica relación entre Cuba y su engendro, aún cautiva a algunos ingenuos.

Sin embargo, para la cúpula gubernamental, sus seguidores más cercanos y sus familiares, predomina el capitalismo como entidad económica; ninguno, y se puede expresar así radicalmente: ¡ninguno!, quiere participar como ser social en el monstruo que han creado. Las múltiples interacciones de estos individuos le confieren un tipo de vida muy diferente al resto de la sociedad, ellos en sí conforman una nueva clase social, que no es, para nada “el hombre nuevo”, sino el “vive bien diferente”.

En presencia de los incontables problemas diarios que tiene el pueblo y la actitud de los que se supone que resuelvan las situaciones espinosas que se presentan, se puede llegar a pensar que estas dificultades acumuladas, darán al traste con el sistema. Hasta cabría imaginar que algunos lo hacen precisamente para “poner mala la cosa” como se dice en el lenguaje popular, porque es tanta la desidia que en ocasiones no es posible pensar que sea producto de la ineficiencia, aunque esta es exactamente la palabra de orden.

La Habana, 25 de agosto de 2011.

Por: Arnaldo Ramos Lauzurique.

Los Lineamientos del VI Congreso del Partido Comunista de Cuba (PCC) lejos de reconocer el asunto de la vivienda y todo lo relacionado con ella, como uno de los principales problemas del país, se limitaron a dar una serie de indicaciones como si se tratara de un aspecto más y apenas abordaron la situación de los acueductos e ignoraron el mal estado de los viales interiores y de los alcantarillados.

Sin embargo, en la Sesión de la Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP) celebrada en diciembre de 2010, aunque sin profundizarse en el asunto, se reconoció la existencia de un déficit algo mayor de 500 mil viviendas, que es menos de la mitad del que indica cualquier cálculo mínimo, pero se señaló que para 2015 estaba previsto que se reduciría a 200 mil, lo que llevaría a pensar que para 2020 estaría prácticamente resuelto.

Las estadísticas oficiales hasta junio de 2010 señalan la existencia de 3 661 020 viviendas en total, de las cuales 1 303 491-el 35,6%- se encontraban en regular y mal estado, y solo 1,7 millones de ellas –el 47%- eran de mampostería con cubiertas de placa. Para una población al cierre de 2010 de 11 241 161 habitantes el índice de ocupación sería de 3,09 habitantes por casa.

Pero en materia de vivienda y todo lo relacionado con ellas, incluyendo la infraestructura urbana, las cambiantes y contradictorias estadísticas oficiales solo tienen por fin adulterar la realidad.

Es común que en una vivienda moren 3 generaciones de cubanos-padres, hijos y nietos- y es frecuente la existencia de 4 generaciones, que incluye a los biznietos; lo cual es la razón fundamental de que se afecte la fisonomía de las edificaciones, ya que la población ha tenido que acudir a ocupar terrazas, balcones, portales, aceras, áreas comunes y construir entrepisos, para ganar espacio.

La apariencia de las ciudades cubanas, y en particular La Habana, no puede medirse por clasificar éstas con un engañoso 64,4% (2 357 529) que se encuentra en buen estado, cuando la inmensa mayoría carece de mantenimiento, pintura y presenta una mala situación del equipamiento interior, en especial las instalaciones y muebles sanitarios y eléctricos. La simple clasificación del estado técnico de las viviendas no logra explicar la salud de las ciudades y pueblos de Cuba; con un nivel calamitoso de las redes viales internas, graves problemas de acueductos y alcantarillados y redes eléctricas; así como la insuficiente prestación de servicios comunales, como es la deficiente recogida de desechos sólidos y escombros.

Unos spots televisivos que tratan de dar una imagen edulcorada de los distintos municipios del país, con el título de “Cuba…Qué linda es” no alcanzan a ocultar, que predominan en los pueblos de Cuba añejas edificaciones y que el transporte se realiza en carretones de caballos, bici taxis y bicicletas. Por cierto, la televisión se ha abstenido de incluir en esa propaganda a los municipios de la capital, donde poco bueno hay que mostrar de una ciudad derruida, de ellos los más poblados, como: Centro Habana, Habana Vieja, Cerro, Diez de Octubre, Guanabacoa, Marianao, etc. presentan una imagen de total abandono e incuria. Un simple recorrido por La Habana no precisa de estadísticas para comprobar la ruina de la ciudad; y las zonas más presentables, como algunas partes de los municipios de Plaza de la Revolución y Playa, solo pueden mostrar “modernísimas edificaciones” de los años 40 y 50 del siglo pasado.

En un país donde siendo tan frecuentes los huracanes y los fenómenos tropicales; aún son aéreos los tendidos eléctricos, en su casi totalidad. Cabría destacar en este sentido que la tambaleante ciudad de La Habana no sufre el ataque de un ciclón de gran intensidad desde 1944, hace ya 67 años, y que la ocurrencia de un fenómeno de tal naturaleza causaría un verdadero desastre, comparable a los recientes de Port Au Prince o Fukushima. Por suerte ello no ha ocurrido aún y ojalá no ocurra mientras exista en Cuba el actual régimen que convirtió a La Habana, de la ciudad más fastuosa del Caribe, en una gran aldea fantasmagórica.

Las cosas comenzaron muy mal para un quinquenio en que el régimen pretendía hacer creer que iba a emprender la solución de la vivienda. De las 43 000 previstas a terminar en 2011, en el primer semestre solo se concluyeron 12 037, el 28,62%; y en particular, de las 19 606 que debían realizarse con esfuerzo propio (por la población) nada más se llegó al 16,35%, motivado principalmente porque las ventas de materiales de construcción cubrieron apenas el 15,6% de lo previsto.

Cálculos conservadores indican que el déficit habitacional puede estar entre 1,3 y 1,5 millones de viviendas, y de ellas alrededor de medio millón en La Habana, lo cual requeriría un amplio plan de construcción, reconstrucción y modernización , que abarcaría de 10 a 15 años, con la demolición de barrios enteros, remodelación y restauración de los viales internos de las principales ciudades, soterrado de redes eléctricas y telefónicas, regeneración y ampliación de acueductos y alcantarillados en muchas ciudades y fundación de éstos en las que aún no los tienen. Todo ello requeriría como mínimo una inversión inicial de unos 50 000 millones de dólares, y por supuesto una amplia cooperación internacional. Adicionalmente habría que pensar en la construcción de un metro, ya necesario para la ciudad de La Habana.

No estaría de más decir, que acometer obras de tal naturaleza pasa por la desaparición del régimen actual y de la satrapía que mal dirige el país desde hace medio siglo y que lo ha conducido a la actual situación.

La Habana, 22 de agosto de 2011.

Permuta la corrupción

lunes, 15 de agosto de 2011


Por: Martha Beatriz Roque Cabello. Algunas personas aún se dejan confundir por los supuestos “cambios” de los que habla el régimen cubano y de las soluciones a algunos problemas que han estado abrumando al pueblo durante estos 53 años de dictadura. Aunque la mayoría está consciente que las propuestas gubernamentales no son precisamente la salida que necesita el país a la innumerable cantidad de dificultades que tiene acumuladas, se mantiene la esperanza de que pueda significar un inicio al camino a la libertad y la democracia.

En particular hay dos situaciones de las que se tiene buena cuenta por parte de los que detentan el poder: la compra venta de viviendas y la venta y traspaso de vehículos entre particulares.

En el primer caso se aboliría una gran cantidad de trámites burocráticos, personas cometiendo ilegalidades y también de corrupción, ya que el Estado ha ido interfiriendo en lo relacionado con las “permutas”, (un invento criollo) de forma tal que en estos momentos –incluso- hay que medir las casas para ver cuantas personas pueden vivir en ella. No se le permite a un ciudadano decidir quiénes habitan con él, ni en que espacio quiere residir y en qué lugar desea hacerlo.

Los trámites de las permutas son extremadamente engorrosos y permiten que funcionarios de la vivienda se enriquezcan, al igual que los llamados “permuteros”, todo ello basado en las restricciones que impone el propio gobierno.

En el caso de los vehículos, los negocios de compra venta se mantuvieron de forma ilegal, llevándose a cabo sin el correspondiente traspaso. Esta restricción ayudó a aumentar el precio de los que tenían transferencia, a pesar de ser más viejos. Hoy en día, los autos con más de 50 años, llamados popularmente “Almendrones” son un peligro dentro de las ciudades, ya que no tienen la forma técnica necesaria para garantizar su correcto funcionamiento, no obstante que pasan los dos requerimientos, el FICAV, conocido como “Somatón” y la reinspección de la policía de tránsito; pero todo el mundo conoce que la autorización para que rueden tiene un precio y bastante alto, incluso para los vehículos estatales.

Aquellos que compraron carros sin traspaso, cuando necesitan hacer trámites, son hasta chantajeados por los antiguos propietarios, que exigen alguna suma de dinero para ellos personarse en los lugares correspondientes.

La eliminación de la restricción de venta para este tipo de autos y sus traspasos, los cambios de motor, que también resultan ilegales; aliviaría múltiples problemas, incluso si se reconociera la venta en el momento en que se realizó, ya que algunos de los vendedores han fallecido o abandonado el país.

El pasado 16 de diciembre de 2010, durante unas de sus intervenciones en la Asamblea Nacional del Poder Popular, Raúl Castro dijo: “En las relaciones entre dos individuos, no se tiene que meter el Estado, ni el Gobierno, ni nadie. ¿Por qué tenemos que meternos en la vida de la gente?”. Dos días después, durante la clausura del evento, reafirmó lo dicho de la forma siguiente: “El Estado regula sus relaciones con el individuo, pero el Estado no se tiene que meter en nada que sea pretender regular las relaciones entre dos individuos”.

Pero, lo que se dice una vez y se hace, puede ser diferente. Un ejemplo de ello es la intervención de Raúl Castro, el 20 de noviembre de 2010, en un receso de la reunión ampliada del Consejo de Ministro, cuando se dirige a los encargados de la ejecución del acueducto de Santiago de Cuba, expresó: “La presión por cumplir la palabra empeñada no puede inducir a cometer nuevos errores”. De lo anterior se puede concluir que para él, la palabra empeñada no tiene valor alguno.

Es por eso que de pronto la posibilidad de comprar y vender una vivienda se convirtió en: “Política para flexibilizar los trámites relacionados con la vivienda”. Recientemente la prensa nacional informó de determinados aspectos que tendrían estas transacciones. Algunos aún piensan que habrá soluciones, sin tener en cuenta que según lo que se ha publicado, el Estado seguirá en el medio de todo, incluso el que compre la casa, el apartamento o un cuarto, tendrá que depositar el dinero en el Banco. Entonces vendrá la pregunta ¿de dónde proviene este efectivo?

En el caso de los vehículos, estará presente el pago del Impuesto sobre Transmisión de Bienes y Herencias. Para calcularlo se establecerán valores referenciales por clase y año de fabricación, que se aplicarán cuando el importe de la transacción no es declarado por las partes, o es menor que este. Lo que implica que el Estado fijará el precio de venta.

En ambos casos, para la vivienda y para los vehículos, se establece que las transacciones de transmisión de la propiedad se realizarán ante un notario, lo que implica que trasladan la corrupción existente en los diferentes niveles de la vivienda y de transporte, hacia las notarías. Todo ha quedado en una permuta.

La Habana, 14 de junio de 2011.

Seguidores

Sigue a Martha Beatriz en Twitter @marthabroque

Desde Cuba en defensa de la Libertad

Desde Cuba en defensa de la Libertad

Martha Beatriz Roque

Martha Beatriz está en Facebook- Hazte partidario

Quién es Martha Beatriz Roque

La economista cubana Martha Beatriz Roque Cabello es fundadora del Instituto de Economistas Independientes de Cuba y líder de la Asamblea para Promover la Sociedad Civil.
Martha Beatríz Roque fue arrestada por segunda vez durante la más reciente ola represiva desatada por el régimen castrista en marzo del 2003 y fue la única mujer condenada a 20 años de prisión y confinada a la Prisión de Mujeres “Manto Negro” en La Habana, en una celda aislada de máxima seguridad. Después de meses sin recibir asistencia médica para sus problemas de salud incluyendo mareos, parálisis en el lado izquierdo del cuerpo, dolores en el pecho, desorientación, vómitos, diarrea, y sangramientos por la nariz y gracias a la presión internacional, fue finalmente transferida al Hospital Militar Carlos J. Finlay en La Habana en agosto del 2003, donde le diagnosticaron diabetes, y otros problemas. Finalmente fue liberada mediante un alta médica el 22 de julio de 2004 . Actualmente vive en su domicilio con "Licencia extrapenal por motivos de salud", pero sobre ella continúa vigente la condena de 20 años de prisión.Este Blog ha sido creado para publicar toda la información, artículos, denuncias y reflexiones que a riesgo de su propia vida siguen saliendo desde su mesa de trabajo en La Habana- Cuba.

Buscar este blog

Atribuciones

Archivo del blog

Ultimas Noticias de la RCCC

Reportaje a Martha Beatriz